Tópicos que el cine engendra: “El mito de la supermujer”


El séptimo arte no permanece al margen del debate feminista y los personajes que han constituido su historia han sido (y son) importantes influencias para los espectadores.
A lo largo de la historia del cine se han ido estableciendo modelos de mujeres, actrices cuyo papel caló hondo en las mujeres reales y en la sociedad en general.
A raíz de una lectura que acabo de finalizar, se me ha ocurrido dedicar esta entrada a analizar brevemente estas figuras del cine y recomendar dicho libro encarecidamente. Se trata de “El mito de la supermujer” de Mª Asunción Balonga Figuerola, obra en la que analiza mitos fuertemente establecidos de una forma dinámica y entretenida: estudiando las figuras cinematográficas que han dado lugar a ellos o han influido notablemente en su asentamiento.

Si os interesa el cine y queréis saber cómo se ha tratado en él la figura de la mujer y los tópicos a los que ha dado lugar, no dudéis en deleitaros con este libro.
El mito de la supermujer

– El mito de la supermujer o el síndrome de la autodestrucción.
Balonga comienza el capítulo que trata sobre el mito de la supermujer aludiendo a Escarlata O´Hara, protagonista de la icónica película “Lo que el viento se llevó”.  Escarlata corresponde al típico modelo de “supermujer”, fémina fuerte, atrevida, capaz de enfrentarse a todo con tal de subsistir, sin miedo, sin necesitar a nadie para ello. Esto se traduce en mujeres que creen que tienen que demostrarse a sí mismas que pueden sobrevivir solas, que son capaces de ser las mejores en el ámbito laboral pero también las mejores cocineras y niñeras en el ámbito doméstico. Mujeres que compiten con los compañeros varones para demostrarles que “ellas pueden hacer todo y más”. Mujeres que trabajan para “sentirse realizadas” , portadoras de oscuras ojeras y miradas cansadas. Mujeres que vieron en Escarlata una heroína y que, poco a poco, se transforman en supermujeres. Esto es una situación que se traduce incluso en los anuncios publicitarios, en los que se venden productos para “supermadres” que, todavía con sus trajes de ejecutiva, preparan el biberón a sus niños mientras atienden el fax.
Es decir, la mujer cree que posee una gran responsabilidad, que debe encargarse de todo para demostrar su valía, para demostrar que no es inferior al hombre, lo que lleva a la autodestrucción, al agotamiento, a la infelicidad, a estar cada vez menos segura de una misma.

– La mujer enamorada.
“Siempre nos quedará París”. Esta mítica frase fue una de las razones del éxito del film “Casablanca” ,en la que Isla, protagonista femenina, constituye el rol de mujer enamorada, sensible y entregada. En principio, puede parecer que no hay nada de malo en ello, pero los efectos reales que ha tenido la figura de Isla es la creencia de que las mujeres cuando se enamoran son capaces de dejar todo, mientras que los hombres, más fríos y racionales, pueden resultar incluso manipuladores de las enamoradas y no se entregan a los sentimientos. Esto es, como bien cita la autora, “… el argumento de Casablanca discurre como un enfrentamiento entre el romanticismo femenino y el pragmatismo masculino”.
Y bien todos sabemos que una mujer no ama más por el hecho de ser mujer ni un varón se entrega menos por el hecho de ser hombre.

– La mujer madre.
“Si me necesitas, silba”- dijo Lauren Bacall  en “Tener o no tener”.
Legendarias frases como estas han constituido un estereotipo en el que la mujer es vista (recordando de nuevo a la supermujer) como la persona que se dedica y se implica a los hijos, aquella capaz de hacer mill y una cosas a la vez y jamás descuidar a los hijos, aquella que ha nacido explícitamente para procrear y encargarse del cuidado de los pequeños, liberando de esa responsabilidad al padre.
Realmente, esto no es así. El cuidado y la educación de los hijos precisan la dedicación y el cariño de ambos progenitores. Es absurdo que únicamente la mujer sea la autoridad, la consejera o la que juega con los niños. Tópicos que por suerte se han ido derrumbando y hoy en día ningún hombre siente reparo en besar a sus hijos en público, llevarlos al parque o cambiarles los pañales.

– La mujer objeto.
Como no queda mucho para el desenlace de esta entrada, seré breve. ¿En qué consiste el tópico de la mujer objeto?
Balonga lo ilustra con otra de las frases míticas del cine: “Han hecho falta muchos hombres para que yo llegara a ser Shangai Lily” (“El expreso de Shangai” ) La mujer objeto es comprada, usada y tirada. Es bella y glamourosa, pero cuando la fugacidad de la belleza tiene lugar y los hombres ya no posan los ojos sobre ella, la vida de esta no tienen ningún sentido, pues cree que sin hombre no es nada.
En el libro, la autora cita dos ejemplos de mujer objeto que se ajustan perfectamente a la realidad actual:

– La figura femenina utilizada para “vender coches”: No es extraño observar anuncios en los que las sinuosas curvas de la mujer constituyen la publicidad perfecta de artículos de interés masculina. La mujer es vista como un producto más, como una mercancía.

– La mujer como juguete sexual: La autora alude claramente a la prostutición, tanto a las mujeres sudamericanas que vienen engañadas a los países desarrollados para vender su cuerpo al servicio de los “chulos”, como de las mujeres que conceden voluntariamente el calor de su piel a hombres que desean escapar de la rutina y disfrutar de unos minutos de éxtasis a cambio de dinero.

– La mujer tópico.
En este caso, Balonga hace alusión a dos modelos clásicos y persistentes de la figura femenina:

La rubia estúpida: Lo ejemplifica con Marilyn Monroe que, a pesar de mostrar la imagen de rubia sexy cuya juventud y felicidad jamás perecía, acabó consumiéndose por no poder mostrar su verdadero ser, su inteligencia, su interés por la lectura y el arte. Era un personaje, un producto de Hollywood, pero jamás nadie pudo conocer su verdadera personaldiad. “No interesaba” que mostrase su inteligencia.

La maruja: Vive entre plumeros, escobas y el humo de la cocina. Es la maruja en todo su esplendor, una imagen que ha hecho tanto daño que constituía la pura realidad de la mujer en el franquismo, cuando los espacios de la misma e limitaban a cocina-Iglesia. Por suerte, esta realidad cada vez es más difusa, y hoy en día las parejas se reparten las tareas domésticas. Pero queda mucho por hacer.

Por último, citaré brevemente dos modelos más de mujer: la mujer víctima (aquella que se entrega, sufre, se autoengaña pero a pesar de eso jamás deja al hombre que ama; ejemplificado con la frase “Miénteme Johnny, dime que me quieres”   y la mujer masculinizada (su máximo símbolo es Mae West y alude a las mujeres que presentan un aspecto masculinizado para demostrar que “pueden ser como los hombres”, lo que ha perjudicado gravemente al feminismo, otrogando la imagen de un grupo de “marimachos” que luchan por la mujer).

Ya llegamos al final de la entrada, espero que haya resultado de vuestro agrado este recorrido por musas del cine “responsables” de algunos tópicos sociales. Espero también que estos estereotipos acaben desapareciendo del todo y que nos quedemos con el arte y la calidad de esas míticas películas, sin creer que la situación de esas mujeres responde a la realidad.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en ¡A leer!, Para cinéfilos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Tópicos que el cine engendra: “El mito de la supermujer”

  1. Gemma dijo:

    Muy buena entrada!!!!
    Ayer mismo fui testigo de uno de los tópicos, en una serie para niños la madre encontraba un trabajo y se acababa sintiendo muy culpable porque no podía ser ama de casa, ocuparse de los niños y trabajar fuera a la vez. Pero el padre trabajaba fuera y en ningún momento sufría por no ocuparse de la casa.
    Leeré el libro, parece muy interesante!

    Sigue así!!!!!

    • Lidia Baños dijo:

      Gracias por comentar, Gemma
      ¿Sí? ¿O sea que presenciaste el mito de la supermujer? La verdad que es bastante frecuente, sobre todo en las series americanas, es de los tópicos más repetidos.
      El libro es muy interesante, la verdad que lo recomiendo a todo el mundo 😉
      Me alegro de que te haya gustado la entrada

      ¡Un saludo! 🙂

  2. B&E dijo:

    Muy interesante tu entrada, Lidia.

    La verdad es que parece que el rol clásico que debe adoptar la mujer es el de esposa entregada, madre ejemplar y cuidadora del hogar, y todas las mujeres se creen superiores cuando su perfil no encaja en esos baremos tradicionales. El problema está en que no solo existe ese perfil como peyorativo: todos los que has mencionado tienen algo de malo, de alguna manera, todos buscan demostrar algo, cuando la mujer no tiene por que “demostrar” nada a nadie, basta con que sea ella misma y que ella sepa qué hacer, decir y pensar por su cuenta sin mostrar ninguna faceta en especial.

    Desgraciadamente hay muchos de estos roles que siguen imperando en la sociedad, y lo más triste es que algunos se siguen fomentando (véanse muchos anuncios publicitarios donde la mujer es tratada como objeto), o muchas supermujeres que se creen modernas por poder desempeñar todas sus funciones, cuando, en realidad, están destinadas a la autodestrucción.

    Es muy interesante esa obra. Y más interesante aún (y digno de un análisis de conciencia) que todo lo que se diga sea lo que impera en el arte y la sociedad actual.

    Felicidades por la entrada 🙂

    • Lidia Baños dijo:

      Gracias por vuestro comentario 🙂
      Lo habéis descrito muy bien, este tipo de roles hacen realmente daño a las personas que están apresadas en ellos. Además, lo que dices de los anuncios de publicidad es frecuente y a la vez llamativo, porque parece que la gente no reacciona y que si ve algo que se sale del tópico, ya extraña, se tacha de raro y no vende. La mayoría de productos de limpieza son presentados por mujeres, al igual que el despampanate cuerpo de una modelo parece guardar una relación total con el motor de un nuevo modelo de coche. Y en otros anuncios (como en uno antiguo de Actimel) salía la típica madre, ama de casa y ejecutiva que pasaba horas en la oficina pero hacía la compra, cuidaba de los niños y limpiaba la casa; la mujer se tomaba un Actimel, un aura la rodeaba y orgullosa era denominada textualmente “supermujer”.

      Me alegro de que os haya agradado, gracias de nuevo por vuestra visión 🙂

  3. onlymutated dijo:

    Creo que en el cine y en la publicidad es donde más se pueden presentar estos tópicos, pero, al igual, creo que lo de “tópico” concierne no solo a mujeres, sino a los hombres también.
    Además, hay veces que existen X tópicos, en el caso de ambos que pueden resultar positivos, o vamos, eso me parece a mí desde mi punto de vista; es decir, que tampoco hay que canonizar a este o aquel por crear un tópico, ya que vivimos entre ellos.
    Buena entrada, Lidia, un beso 🙂

    • Lidia Baños dijo:

      Gracias por tu comentario, Ana 🙂

      Sin duda, el cine y la publicidad son dos ámbitos de gran influencia y, por tanto, grandes creadores de tópicos. Y sin duda afectan a hombres y mujeres: mientras que las féminas han de ser sensibles, sumisas y tiernas, los hombres han de ser competitivos, duros y poco cariñosos (tópico). Por suerte, estos roles cada vez se van debilitando más y hoy no nos chirría (aunque queda mucho por hacer) ver a una mujer directiva y con carácter y a un hombre que juega cariñosamente con sus hijos y llora con una película.
      En cuanto a lo de tópicos positivos… en mi opinión ningún tópico puede serlo, porque realmente cada persona es un mundo y, muchas veces, al no sentirnos adaptado/as en un rol predeterminado, podemos tener un conflicto interno. Pero no hay duda de que vivimos entre ellos, son parte de nuestra vida.

      Gracias de nuevo, un beso cinéfila 🙂

  4. Asun Balonga dijo:

    ¡Hola Lidia!. Soy Asun Balonga. Casualmente he llegado hasta tu página y quería agradecerte el interés con el que analizas y recomiendas mi libro, me siento muy agradecida y halagada.
    ¡Ya ves que Internet es un pañuelo!
    Te dejo mi dirección de Blogger por si quieres seguir en contacto. Estoy a tu disposición:
    asunbalonga, blogspot.com
    Un abrazo y un millón de gracias
    Asun

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Oh! ¡Qué ilusión! 😀
      Me agrada mucho que hayas acabado en mi blog y hayas podido leer mis impresiones sobre tu genial libro. Lo cierto es que me sirvió mucho para comprender mejor el mundo del feminismo, en el que me estoy adentrando. Ahora no puedo ver una película sin fijarme en los personajes femeninos…

      He estado viendo tu blog y es muy interesante, porque además actualizas con mucha frecuencia. Te sigo desde mi cuenta de blogger ( http://firmadolidia.blogspot.com.es/ ), porque no sé si desde WordPress puedo hacerlo.

      Muchas gracias a ti por haber leído y valorado mi entrada y, sobre todo, por realizar un necesario y valioso análisis sobre la mujer en el cine. Estamos en contacto 🙂

      ¡Un abrazo!

      Lidia.

  5. Pingback: Así somos, así nos ven | hombresmujeresyfeminismo

  6. Pingback: Feminismo y cine II: 8 películas feministas imprescindibles | hombresmujeresyfeminismo

  7. Julio César Cáceres H. dijo:

    porque borras mis comentarios?

  8. Lila dijo:

    Siento disentir de los comentarios laudatorios del resto de personas pero tras leer tu entrada me asalta la duda de si realmente has visto las películas que menciona…O quizá, simplemente, tu análisis difiere completamente del mío. No entiendo que al personaje de Marlene Dietrich en “El expreso de Shangai” , Shangay Lily, se le considere una “mujer objeto” ni a su famosa frase “necesité muchos hombres para llamarme Shangai Lily ” una asunción de tal estereotipo. La interpreto como una frase de afirmación de su independencia sexual respecto a su antiguo amante. Shangay Lily es una mujer occidental que vive sin un hombre al lado y con una amiga oriental en la China de los años 30. Yo la incluyo en esa serie de fascinantes y muy libres personajes femeninos del cine “pre-code”,que lamentablemente, tendrán que volver al redil tras la imposición del código Hays en el año 1934.
    La frase “si me necesitas, silba” que el personaje de Lauren Bacall dice en “Tener o no tener” no es una declaración de devoción maternal, tal como tu lo plateas sino un guiño erótico e irónico al personaje de Humphrey Bogart.
    Por último, no creo, en absoluto, que Joan Crawford sea una mujer víctima en “Johnny Guitar” sino más bien una mujer fuerte, independiente y poderosa. Aunque si que es verdad que ese poder femenino, que ampara y no juzga a los marginados, ni a los fuera de la ley y del sistema, es visto como una amenaza por el poder normativo, por la sociedad biempensante, encabezada, curiosamente, por otra mujer. “Johnny Guitar” es una de esa pocas películas donde se enfrentan dos mujeres igualmente poderosas. La frase que citas, la dice el personaje de Vienna (Joan Crawford) a petición del personaje de Johnny (Sterlin Hayden) y no la reproduces exactamente. La frase es “Miénteme, dime que me quieres” y es Johnny, repito, quien le pide que se la diga, un hombre al que ella dejó, años atrás, porque no estaba de acuerdo con la vida violenta que llevaba.
    En fin te emplazo a que revisiones las películas, no para que me des la razón, ni mucho menos, sino porque puede cambiar tu opinión sobre ellas y, sobre todo, porque pasarás un muy buen rato.
    Un saludo.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Lila.

      Sí he visto las películas, aunque he de reconocerte que hace mucho tiempo (al igual que el post también lo escribí hace unos años). Por ello, seguiré tu consejo y las revisionaré. No sería la primera vez que cambio de opinión o, al menos, descubro nuevos matices e interpretaciones como la tuya.

      Gracias por tu comentario y estamos en contacto. Un saludo y… ¡que viva el cine!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s