“Frozen”: un Disney cada vez más feminista


Este 2013, la factoría Disney nos ha regalado una nueva producción: “Frozen, el reino del hielo”.
De nuevo, la compañía ha apostado por una historia de Hans Christian Andersen (“La Reina de las Nieves”), como ya ha hecho otras veces con cuentos como el de “La Sirenita”. No obstante, se ha tomado algunas libertades para adaptar esta entrañable historia al siglo XXI. Y es que, como ya vimos anteriormente en este blog, las princesas en apuros son cosa del pasado y Disney lo sabe.

Cartel Frozen

– De damiselas a heroínas
¿Qué les sucede a muchas de las féminas del cine y la literatura? Que tienen que ser rescatadas por un apuesto héroe. Blancanieves es el gran ejemplo de ello: cuando carece de la protección de su padre, su malvada madrastra ordena su muerte pero la vida le es perdonada por el cazador; está a punto de morir perdida en el bosque, pero siete extraños hombrecillos la salvan de nuevo; la madrastra vuelve a las andadas e intenta matarla de nuevo (pero Blancanieves cae en el engaño porque está demasiado ocupada limpiándole la casa a los siete enanitos) y tiene que venir un príncipe guapo y rico para salvarla con un beso y casarse con ella. En definitiva, los personajes femeninos en estas historias siempre han sido representados como sumisos y dependientes de los masculinos. No obstante, en “Frozen” es diferente. Las protagonistas son mujeres (en concreto, dos hermanas princesas) y ninguna duda en seguir su destino en ningún momento. Elsa, la mayor, se hace cargo del reino y de su hermana y, cuando ve que sus extraños poderes de hielo le imposibilitan reinar, no pide ayuda a nadie, sino que se marcha a la montaña a crear con sus manos su propio reino de hielo. Sin embargo, su hermana Anna no está conforme con su decisión y decide salir a buscarla con valentía y determinación.

– ¿Amor a primera vista?
Uno de los tópicos románticos más asentados es el del amor a primera vista. La evolución del personaje de Anna a lo largo de la película va desmontando poco a poco tópicos de este tipo. Al principio, su principal sueño es encontrar a un hombre guapísimo con el que bailar y casarse (puede ser comprensible teniendo en cuenta que lleva toda su vida reclutada en el palacio sin ver a ningún hombre) y se siente la más afortunada cuando conoce al apuesto Hans. En el mismo día en el que se conocen, deciden que son almas gemelas y que tienen que casarse cuanto antes, pero Elsa no aprueba el casamiento. “¿Cómo te vas a casar con él si le acabas de conocer?”, le reprende. Más adelante de la cinta, el otro personaje masculino principal, Kristoff, también critica esta actitud tan propia de cuento de hadas: “Para enamorarse de alguien hay que conocer a la persona, saber sus gustos, pasar tiempo con ella”. Este concepto que hoy en día nos parece tan obvio es casi una revolución en el mundo de las películas de animación, cada vez más consciente de las evoluciones sociales que se producen.

frozen hans y anna

Hans y Anna, “enamorados” desde la primera mirada

– Otros tipos de amor
Los personajes de “Frozen” son mucho más complejos psicológicamente que los de otras producciones de Disney, pero a medida que se acerca el final [SPOILERS], se predice un desenlace típico: la vida de Anna (gravemente herida por error por los poderes de Elsa) será salvada gracias a una muestra de amor verdadero, que no será otra que un beso de Kristoff (el que está realmente enamorada de Anna a diferencia de Hans). Sin embargo, Anna no necesita que ningún hombre le devuelva la vida, sino que ella misma se adueña de su destino y rompe el hechizo al salvar de la muerte a su hermana Elsa. Precisamente ese es el acto de amor verdadero que necesitaba para salvarse también a sí misma. Y es que estamos acostumbrado en que el único amor válido es el romántico entre un hombre y una mujer, pero hay otros tipos de sentimientos que pueden ser aún más fuertes como el amor fraternal (que es el que existe entre Elsa y Anna).

frozen elsa anna

En definitiva, la industria del cine está evolucionando para bien en materia de igualdad y cada vez son más frecuentes las películas en las que se derriban estereotipos de género. Todavía queda mucho por hacer, pero Disney ha contribuido cada vez más a esta transmisión de valores y a la evolución de la figura femenina en sus películas. Al margen de esto, os recomiendo “Frozen” también por otros aspectos como su bella fotografía, por entrañables personajes como el muñeco de nieve Olaf y por su genial banda sonora.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Feminismo, Para cinéfilos, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “Frozen”: un Disney cada vez más feminista

  1. Pingback: Feminismo y cine: 8 películas feministas que no te puedes perder | hombresmujeresyfeminismo

  2. Dhrean dijo:

    Me acaban de argumentar este artículo como prueba en una discusión y como ha dejado espacio para comentar le comentaré que discrepo con la idea idealizada que transmite de Frozen. Y en concreto con varias de las afirmaciones que se escriben:

    “los personajes femeninos en estas historias (cine y literatura) siempre han sido representados como sumisos y dependientes de los masculinos”
    Elsa rige su vida por lo que le dice su figura paterna (no su madre) en vez de por lo que ella querría, incluso cuando ya es mayor de edad y su padre está muerto. Cuando sin querer deja salir su verdadera forma de ser acaba arrepintiéndose y desea volver a lo que le ordenaba su padre.

    “Frozen es diferente. Las protagonistas son mujeres y ninguna duda en seguir su destino”
    Como muchísimas otras de las películas infantiles (Alicia en el país de las maravillas, La sirenita, Mulán, Brave…).

    “Elsa, la mayor, se hace cargo del reino y de su hermana”
    ¿Cuándo pasa eso? Nunca se dice que tome ninguna decisión (es lógico que una menor sin coronar no las tomaba) y en cuanto le ponen la corona desaparece.

    “cuando ve que sus extraños poderes de hielo le imposibilitan reinar, no pide ayuda a nadie, sino que se marcha a la montaña a crear con sus manos su propio reino de hielo”
    En la película que yo vi lo que hace es irse corriendo asustada como una niña pequeña. En vez de pensar y ver que cuando te salen rayos incontrolables por las manos lo que debes hacer es pedir ayuda. Digo yo.

    “Anna no está conforme con su decisión y decide salir a buscarla con valentía y determinación”
    Eso sí es cierto. Yo añadiría también que sale sola a una muerte casi segura en vez de pedir a la guardia que también busque a su hermana (otra vez con el tópico de que las mujeres son impulsivas y actúan por arrebatos en vez de pensar).

    “Al principio, su principal sueño es encontrar a un hombre guapísimo con el que bailar y casarse”
    Quien dice al principio dice durante toda la película menos los últimos 10 minutos. Anna está interesada principalmente en el amor y encontrar a un hombre, se enamora del primer chico guapo que le hace caso y decide casarse. Luego cuando le dicen que busque un acto de amor verdadero va corriendo a los brazos de un hombre, y como no funciona ¿qué hace? va corriendo a otro hombre.

    “En el mismo día en el que se conocen, deciden que son almas gemelas y que tienen que casarse cuanto antes, pero Elsa no aprueba el casamiento”
    Eso yo no le llamaría feminismo, le llamo sentido común. Lo mismo sería si fuesen dos hermanos varones y uno quiere casarse con alguien que acaba de conocer. (Punto para Disney por meter sentido común en sus personajes).

    “Anna no necesita que ningún hombre le devuelva la vida, sino que ella misma se adueña de su destino y rompe el hechizo al salvar de la muerte a su hermana Elsa”
    Cosa que hace sin haberse dado cuenta antes de que ese amor será tan válido como el que puede sentir por un hombre. Rompe el hechizo sin querer.

    “la industria del cine está evolucionando para bien en materia de igualdad”
    Dos detalles a 10 minutos del final y una posible interpretación sutil de alguna escena parecen ser que son el feminismo de la película, después de tener a los niños con hora y media de tópicos machistas. Puede que para Disney sea un gran avance, pero yo no cometería la osadía de clasificarlo con un hito feminista.

    “Disney ha contribuido cada vez más a esta transmisión de valores y a la evolución de la figura femenina en sus películas”
    Por supuesto las mujeres son estereotipos típicos con unas proporciones de Barbie (marca registrada), que se preocupan por llevar vestidos bonitos. Mi opinión es que el resultado final con el que se quedarán los niños es este:
    http://www.dailymail.co.uk/news/article-2854082/I-m-living-fairy-tale-rise-rise-teen-model-looks-like-Elsa-Frozen.html

    Pero esto, claro está, es sólo mi opinión.

    • El feminismo no trata sobre ser una mujer fuerte, madura, segura de si misma y con grandes metas, sino de la igualdad de oportunidades y aceptación de las mujeres, con sus virtudes y defectos. Que el mayor sueño de Anna sea encontrar al amor verdadero no la hace una mujer débil y menos valedora, es un sueño tan válido como querer ser una alta ejecutiva. Si, es una mujer enamoradiza y soñadora, un poco inmadura, pero acaso eso la convierte en inferior? Creo que esta película sí que ha dado avances en feminismo (igualdad) dentro de las películas Disney. Obviamente, hablamos de tramas de cuentos de hadas para niños donde el tema central es el amor, no podemos pedirle una película que profundice en temas psicosociales porque no es su meta.
      Vemos, para empezar, a dos mujeres reales, no superwomans, con sus sueños y sus miedos. Dos hermanas que han tenido que padecer las malas decisiones de sus padres, (todo el mundo se equivoca), llegando al maltrato (psicológico), queriendo esconder el poder de Elsa, en vez de intentar entenderlo y confinandolas a una vida fuera de la sociedad. Esto, claro está, repercute en la forma de ser de las dos, creando a una soñadora poco realista como es Anna (pero valiente y decidida) y a una cobarde Elsa. Porque admitámoslo, escaparse de esa manera dejando al reino entero a su merced no es de valientes precisamente. Sin embargo, vemos cómo una vez alejada de sus miedos y la represión, Elsa es una mujer fuerte y poderosa, que puede valerse por si misma y decide emprender una vida en libertad, aunque eso conlleve vivir lejos de su hogar. En definitiva, son dos mujeres realistas, con sus virtudes y defectos (dejando a un lado el tema magia, claro está).
      Además, vemos también por primera vez a un hombre feminista (Kristoff) que no se comporta de manera diferente por tener a una mujer delante, que ni se enamora de ella ni intenta ligarsela desde el primer momento, a diferencia del resto de personajes masculinos Disney (el único que se salva es Shang, pero no vale porque no sabía que su amorcito era realmente una mujer). Kristoff la trata como a una igual, no como alguien de sexo opuesto. No olvidemos que el machismo y sus estereotipos repercuten tanto a la mujer como al hombre.
      Tengo que darte la razón, eso si en lo del físico. Aún estoy esperando una princesa Disney entradita en carnes o poco agraciada, algo que se salga de los cánones de belleza preestablecidos.

  3. Lidia Baños dijo:

    Hola, Dhrean. Muchas gracias por opinar en este post. No te falta razón en muchas cosas de las que dices, pero aún así pienso que ‘Frozen’ es todo un avance en la representación de la mujer en el cine de animación. No creo que los aspectos feministas aparezcan solo en los 10 últimos minutos de la peli, porque por ejemplo el amor que sienten las hermanas entre sí está presente desde el principio (de hecho, Elsa evita pasar tiempo con Anna a pesar de que es lo que más desea en el mundo solo para protegerla). Creo que ese detalle transmite que Elsa es una joven madura y segura de sí misma desde que apenas era una niña. Insisto también en la desmitificación del amor a primera vista, tan presente en las películas románticas (no solo de Disney) que, como dices, la reprimenda de Elsa es de sentido común más que feminismo, pero rompe con un estereotipo clásico que perjudica a hombres y mujeres. Sea como sea, yo no digo que ‘Frozen’ marque un antes y un después en el feminismo en el cine, pero sí avanza hacia la igualdad a través de un camino que, como dices, ya venían allanando otras féminas de Disney como Mulán, Mérida o Tiana (igual te interesa este post que escribí hace tiempo sobre el resto de princesas: https://hombresmujeresyfeminismo.wordpress.com/2012/04/18/la-mujer-en-las-peliculas-de-disney-de-blancanieves-a-mulan/ ). Pero, por supuesto, no cabe duda en que todavía queda mucho por hacer.

    ¡Un saludo! 🙂

  4. Pingback: Las princesas también bebemos cerveza |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s