El mito de la discriminación positiva de las mujeres


Hace unos días, estaba curioseando Twitter cuando leí un tuit de una chica que decía algo parecido a esto: “Doy gracias por nacer con dos tetas y poder entrar gratis a las discotecas”.
Este simple comentario me hizo recordar un debate que he mantenido varias veces tanto con hombres como con mujeres: la discriminación positiva. Y es que más de una vez me han dicho que tengo suerte “de ser mujer” porque en muchas discotecas la entrada es gratuita para las chicas (e incluso con una consumición incluida), mientras que los chicos sí tienen que pagar por entrar. “Así que no os quejéis las mujeres”, continúan diciéndome, “porque a pesar del machismo, también disfrutáis de la discriminación positiva”. Bien, pues esto es lo que pienso yo sobre la supuesta “discriminación positiva”:

La discriminación positiva no existe. Así de simple. La discriminación es exclusión y no puede ser beneficiosa ni positiva en ningún caso. Toda acción encaminada a integrar o ayudar a un colectivo (ya sean mujeres, inmigrantes o la comunidad homosexual) no puede denominarse ‘discriminación’, aunque tenga el adjetivo ‘positivo’ detrás. Llamémoslo de otra manera, pero no así, pues esa denominación empaña el significado y la lucha.

– Discotecas gratis para mujeres objeto. Lo admito, más de una vez me he aprovechado del “beneficio” de entrar gratis en una discoteca por ser mujer. Pero, ¿realmente esto es un beneficio para mí? ¿Y para el sexo femenino en general? Aunque parezca lo contrario, en realidad no. Sí, está claro que a todo el mundo le gusta no tener que pagar por entrar en una discoteca, pero… ¿de verdad creéis que si las empresas de la noche hacen estos descuentos a las mujeres es por contribuir a la igualdad? Porque, que yo sepa, tanto hombres como mujeres tenemos que pagar entrada en los museos. Y tampoco he visto que las féminas podamos entrar gratis al cine. En cambio, a las discotecas sí, porque si la pista de baile se llena de chicas, también acudirán chicos. Así que, como veis, una acción que en un principio parecía encaminada a ayudar a la mujer, es una simple estrategia de marketing. Y es una estrategia machista porque cosifica a las mujeres, las rebaja a la categoría de simples objetos sexuales, de muñecas que atraen a los hombres. Y esa es otra, también es una acción sexista por la interpretación simplista y arcaica que hace del género masculino, dando a entender que los hombres solo acuden a las discotecas en busca de mujeres de las que solo les interesa su físico.

Fuente: Youtube

Fuente: Youtube

Creo que las iniciativas que buscan la igualdad de género son muy necesarias, pero no deben entenderse como “discriminación positiva” porque los propios términos se anulan entre sí. Y creo que dejar entrar gratis a las mujeres a discotecas y pubs no es precisamente una de estas necesarias y útiles iniciativas, sino más bien una acción sexista basada en estereotipos. Prefiero que las mujeres percibamos el mismo sueldo que los hombres por realizar idéntico trabajo (algo que en ocasiones no sucede) o que tanto féminas como hombres puedan ocupar altos cargos empresariales si son válidos para ello, sin ser discriminados por su sexo. Y por supuesto que las mujeres tenemos suerte de ser mujeres (al igual que los hombres de ser hombres), pero no porque nos ofrezcan copas gratis en una discoteca, sino porque llevamos siglos luchando contra la discriminación (negativa y en todas sus formas).

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El mito de la discriminación positiva de las mujeres

  1. María dijo:

    Creo que con palurdos es como aquel que con niños se acuesta, acabas haciendo las comparaciones incorrectas, claro que la discriminación positiva no es la salida sino una mera migaja del sistema, pero al margen de ésto que es otro tema, y en otros paises que no sean España permiten a las mujeres acceder a cargos de responsabilidad, -Alemania, odio ponerla de ejemplo, tiene un sistema de discriminación positiva que funciona pese a los detractores, por ej. en la universidad, llaman a concurso de cátedras solo a mujeres, eso si… de regalo nada de nada, competición, curriculum y formación de las candidatas, impecables-, podria decir lo mismo de paises como Suecia o la misma Alemania respecto a la manera en que posibilitan que las mujeres puedan compatibilizar maternidad y trabajo… claro que si acabamos hablando de discriminación positiva para entrar en una discoteca… es facil llegar a esta conclusión.

    • César dijo:

      pero bueno María, y es más apropiado que el puesto lo ocupe una mujer, ´si o sí’???, cuando a lo mejor por desgracias todas las que se presentasen … no dieran la talla. Hace poco un catalán me dijo que no se operaba en Barcelona, porque premiaban el uso del catalán, y el médico le podía decir en perfecto catalán, que no había sabido hacer bien la operación como hubiera sabido un compañero que no gano la plaza por no saber catalán.
      Merito Si, y más para funcionarios como dices, pero para cátedra no se puede privilegiar a un hombre o mujer, y tampoco ganará más el hombre o la mujer.

  2. Yomismo dijo:

    Se le olvida a la autora de este articulo, que también las mujeres se aprovechan en las oposiciones de Policia Nacional , Guardia Civil y el Ejercito, ya que, se les requieren pruebas con mucho menos esfuerzo para optener una plaza y que el comité de examinadores tienen la obligación de que se ocupen un 10% minimo de mujeres en esas plazas, si o si. Asi que no os quejeís tampoco por este tema que también salis bien beneficiadas.

    • Lidia Baños dijo:

      ¿Con mucho menos esfuerzo? ¿Estás seguro de eso? Una cosa es que en algunas profesiones se requieren menos exigencias físicas a las mujeres, algo que puede entenderse en el sentido de que la fisiología y las capacidades físicas de las mujeres son distintas a las de los hombres por naturaleza (aunque está claro que habrá mujeres con más fuerza o resistencia que algunos hombres, no hay que generalizar), y otra muy distinta es que se esfuercen mucho menos o estén menos capacitadas que los hombres para ocupar esos puestos. Respecto a lo que comentas del establecimiento de porcentajes mínimos de mujeres, reconozco que es un tema sobre el que no tengo clara mi posición, pero si esta medida se aplica de la forma correcta y valorando las capacidades y la profesionalidad independientemente del género, sí me parecería bien. Y lo que es una realidad es que la discriminación de género es algo patente en muchas empresas y organizaciones, incluyendo instituciones como el Ejército, que tú mismo mencionas. Creo que hay que saber diferenciar entre medidas necesarias y destinadas a garantizar la igualdad laboral y acciones machistas que no benefician a ninguno de los sexos (como es el tema que explicaba sobre las discotecas).

      • María dijo:

        No tener claro que la discriminación positiva que no se emplea rigurosamente NO ES DISCRIMINACION POSITIVA es pisar en falso… la discriminación positiva para serlo ha de hacerse de forma que no haya ninguna duda de que NO es un regalito a las pobres chicas tan discriminadas, y usar el ejemplo de una discoteca para ello es aun peor, ya que poco se puede sacar en limpio de lugares donde la gente va a evadirse y no pensar, donde van a aturdirse de toda la realidad que existe fuera…

  3. lucy dijo:

    estoy de acuerdo con la autora del blog, no creo que exista discriminación positiva, antes pensaba que podría ser un ejemplo la división en el transporte público, donde hay un lugar especifico para mujeres y niños, pero ahora que lo analizo mejor, no lo es, ¿Por qué? pues cuantas de nosotras no hemos sido violentadas por hombres que quieren aprovecharse de que el transporte esté lleno para tocarnos intencionalmente, al menos yo me siento un poco más segura viajando en un lugar exclusivo para mujeres, cabe mencionar que esto no sucedería así si existiese una mayor conciencia y una mejor educación en cuanto a equidad de genero, si se dejase de ver a la mujer como objeto sexual. Lo que si no se me hace justo es que algunas mujeres saquen ventaja de su sexo, por ejemplo; hacer que el chico sea el que pague simplemente porque “el es el hombre” y yo “yo soy la mujer” bueno al menos esa es mi opinión.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Lucy. Me parece muy interesante lo que cuentas de los autobuses, pues aquí en España no hay ningún espacio reservado para mujeres (sí unos cinturones para atar el carrito del bebé). La verdad es que no lo veo una idea descabellada porque, al igual que tú, creo que muchas mujeres hemos experimentado algún tipo de acoso en el autobús, en el tren o en cualquier otro medio de transporte público. Y, por supuesto, también coincido contigo en que en el otro extremo, algunas mujeres se escudan en su sexo para obtener “beneficios” como que les paguen las cenas, aunque por suerte creo que la mayoría de hombres y mujeres no somos así. 🙂

      ¡Un abrazo!

  4. Con “Discriminación positiva” pasa, como a mi juicio con términos como “Inteligencia Emocional”. Son en sí un oxímoron pero sirven para hacer más faciles de entender según qué cosas.

    Existe discriminación positiva desde el punto de vista legal, por ejemplo: las empresas que cumplen una cuota de paridad tienen una ligera exención de impuestos, igual que si cumplen con una pequeña cuota de discapacitados.

    Yo al principio lo veía mal, casi vergonzoso y denigrante para la población diana de cada una de estas políticas. Luego he pasado a pensar que hasta que una generación como la nuestra, más abierta e igualitaria, sea la que hace las reglas, hace falta “obligar” al sistema a respetar a la mujer (sueldos dignos por ejemplo). Por eso, hasta que la igualdad sea natural, se busca forzarla.

    No estoy seguro de que sea la mejor manera, y en muchos aspectos me parece machista, cuando hablamos de políticas hacia la mujer; o de paternalista por ejemplo con discapacitados o inmigrantes. Pero no se me ocurre nada mejor…

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Juan Carlos. La verdad es que la terminología a veces nos ocasiona auténticos quebraderos de cabeza… Entiendo que se emplee ese término para facilitar el entendimiento, pero creo que a veces lo que produce es precisamente el efecto contrario: confundir. Aunque también te digo que mi opinión sobre las empresas que implantan una ley de cuotas nunca ha sido muy firme. En un principio, yo también pensaba que era injusto que se beneficiara de alguna forma a las empresas que contratan a un porcentaje mínimo de mujeres, pero es que también es justo que a veces no se contraten mujeres por el mero hecho de serlo (prejuicios, estereotipos, maternidad, etc.). Los datos demuestran que de forma natural no se va a alcanzar la paridad en las empresas, sobre todo en los altos cargos, por lo que sí que creo necesario ese “empujoncito” legal, siempre y cuando se valore el currículum y el talento por encima de todo. De todas formas, pronto escribiré sobre este tema ya que mi trabajo de fin de grado se ha centrado en las mujeres directivas, así que si te interesa no dudes en pasarte por el blog. Gracias por comentar y un saludo. 🙂

  5. Manuel dijo:

    En respuesta a Lucy sobre el transporte público:
    Me parece estupendo esto de la separación en los autobuses.Las mujeres aparte(igual que en algunos países árabes), eso eliminaría las tensiones que se producen debido a la pulsión sexual intrínseca en el varón. Me parece muy feminista siempre y cuando el habitáculo para mujeres sea mucho mas cómodo que el de hombres y que éstas tengan acceso siempre que quieran a viajar en el otro sector, de otra forma me parece de lo mas moro-machista que he escuchado en mucho tiempo.
    Un saludo

    Manuel.

  6. trolla dijo:

    ¿Por qué no sale mi comentario?, estaba pendiente de moderación y ahora ha desaparecido.

  7. David dijo:

    Lo gracioso es que si fuera al revés, si una sola discoteca de España cobrase a las mujeres dejando entrar gratis a los hombres, al día siguiente saldría en todos los telediarios. Sin embargo siendo como es, no solo no es noticia sino que como tu misma reconoces te has aprovechado en ocasiones de esa discriminación y encima diciendo que es machista porque cosifica a las mujeres…en este caso concreto te cosificas porque tú quieres porque nadie te obliga a entrar en una discoteca…pero ah! te aprovechas de ello.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, David. Estoy segura de que efectivamente saldría en todos los telediarios, pero eso también es por una cuestión machista. Y es que, ¿por qué si son los hombres los que no tuvieran que pagar sí que nos escandalizaría esta diferencia? Pues porque los hombres no son vistos -en términos generales- como objetos y nos extrañaría, pero con las mujeres estamos muy acostumbrados a que la sociedad las cosifique y las utilice como reclamo sexual. Piénsalo. Y es cierto que siendo más joven alguna vez he entrado gratis en una discoteca, pero por suerte las personas maduramos y nos damos cuenta de qué hay detrás de estas estrategias comerciales y “beneficios” para las mujeres. Un saludo.

  8. Hola!!!! Me gustó tus Post. Entendí lo que quieres decir y lo voy a compartir.
    Por cierto no se porque anda de moda eso de que todo el mundo quiere que le digamos: “SI, sorry, me equivoque y tú tienes toda la razón!!!” Meeeeeh!
    Sigue escribiendo! Mua!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s