‘Caso Renée Zellweger’ o cómo buscar excusas para criticar a una mujer


Hace unos días, la actriz Renée Zellweger (conocida por ser la protagonista de la hilarante película ‘El diario de Bridget Jones’) acudió a una fiesta sorprendiendo a los presentes y a la prensa con un radical cambio de look. La estadounidense ha apostado por la cirugía para dar un nuevo aspecto a su rostro que no ha gustado a todos. De hecho, desde que salieron a la luz las fotografías de su nueva imagen, las críticas bombardearon Internet y el debate sobre su cambio físico llegó incluso a periódicos y televisiones. Y la verdad es que esto es algo inaudito.

Comprendo que el cambio de imagen de la actriz sea impactante. Sí, lo entiendo, pues yo misma comenté que no parecía ella y que, para mi gusto, estaba más guapa antes. Aunque realmente no soy quién para juzgar el aspecto de nadie, fue un comentario sano y sin importancia, una simple opinión. Pero lo cierto es que hay gente que no se quedó ahí y siguió insistiendo en el tema y debatiendo sobre ello, como si realmente alguno de nosotros tuviera derecho a decidir lo que es mejor para Renée o a discernir si su decisión ha sido acertada o no. Lo peor de todo es que muchas opiniones fueron tiñéndose poco a poco de odio hasta cristalizar en duras críticas hacia la actriz y hasta en insultos o burlas. Sí, críticas e insultos a una persona que ha gastado su dinero en lo que le ha apetecido, que en este caso era una renovación de su imagen, que nos puede gustar más o menos (pero recordemos que es su inversión y su cuerpo).

renee zellwegerrenee zellweger new look
Observad las fotografías. ¿Qué veis? Yo os diré lo que veo: una mujer que, por la razón que sea, ha querido modificar su físico. Es cierto que el cambio ha sido drástico y que las facciones parecen bastante distintas, pero pertenecen a la misma persona. Sí, la de la izquierda tiene el rostro más grueso y redondeado y la de la derecha los pómulos más marcados, pero sigue siendo Renée Zellweger, la misma que nos hizo reír en ‘Bridget Jones’ o ‘Abajo el amor’ y la misma que puede presumir de tener un Óscar en la estantería de su salón. Entonces… ¿por qué tanto revuelo? ¿Por qué los medios han hablado más de ella por una cirugía que por su talento en el cine? ¿Por qué tantas personas se han llenado la boca de insultos o la han tachado de loca por pasar por el quirófano? No encuentro la explicación. O quizá sí: nos gusta criticar por criticar. Y, normalmente, las mujeres suelen ser las más afectadas por este afán, sobre todo cuando entra en juego la apariencia física. Pensadlo. Es curioso que muchas de las personas que ahora se llevan las manos a la cabeza por el nuevo rostro de Renée sean las mismas que anteriormente le llamaban ‘gorda’. Y también es curioso que otros muchos aprovechen para alabar a las actrices que no se han operado y presumen de arrugas (sí, hay hasta artículo “periodístico” sobre esto) como si unas fueran mejores que otras. Insisto en la cuestión de que cada uno puede hacer lo que quiera con su dinero y con su cuerpo. Y por supuesto que hay famosas con arrugas preciosas y naturales como Susan Sarandon, pero el hecho de que no se haya sometido a la cirugía no le hace más mujer que Renée, Angelina Jolie o cualquiera que sí se haya decantado por esta opción. Además, hay muchos hombres que también han optado por el uso de bótox o por pasar por el quirófano para corregir imperfecciones y cambiar su imagen, desde George Clooney hasta Michael Douglas, y tampoco por eso son peores personas que los que no se han operado.

"Yo también me he operado. ¿Y qué?"

“Yo también me he operado. ¿Y qué?”

Ya está bien de criticar por criticar. Renéé Zellweger es más que un rostro y una melena rubia. Es una mujer, una persona. Y si ella está a gusto con su nueva apariencia (al parecer, sí lo está), no hay nada qué debatir. El día que dejemos de juzgar a las personas por cuestiones tan banales como operarse los pechos o hacerse un lifting, seremos una sociedad con cerebro y corazón.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ‘Caso Renée Zellweger’ o cómo buscar excusas para criticar a una mujer

  1. Pingback: La terrible carga de ser una (mujer) solterona | hombresmujeresyfeminismo

  2. Pingback: Todos somos machistas | hombresmujeresyfeminismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s