La hipocresía de hablar de ‘mujeres reales’


Hay una tendencia cada vez más asentada a hablar sobre las mujeres reales. Y yo me pregunto… ¿qué es una mujer real? ¿Hay mujeres ‘irreales’? ¿Por qué no se habla también de ‘hombres reales’?

Los medios, las revistas y cada vez más marcas de moda y belleza han hecho suyo el término ‘mujer real’. Con él, tratan de reivindicar -lo cual está muy bien- que cualquier mujer es bella y debe sentirse bien consigo misma aunque no se adapte a los cánones de belleza establecidos. Pero, curiosamente, estas reivindicaciones se mezclan con artículos e imágenes en los que se elige como símbolo de belleza o perfección a modelos photosopeadas y hasta esqueléticas. ¿No creéis que pecan un poco de hipocresía?

Es estupendo que cada vez más marcas contraten a modelos de tallas grandes como Candice Huffine o Tara Lynn para sus campañas, pero no sí lo hacen como una simple estrategia de marketing. Y no es por ser mal pensada, pero si no lo hacen por eso, ¿por qué tienen que acompañar estas campañas con eslóganes sobre las dichosas ‘mujeres reales’, recalcando así lo buenos y tolerantes que son por contratar a modelos gorditas? Si realmente quieren que en el mundo de la moda haya mujeres de todo tipo, independientemente de su talla, deberían normalizar la situación y no insistir en que son diferentes pero deben ser aceptadas. ¡Faltaría más que no merecieran ser aceptadas y respetadas! En vez de hablar tanto de las curvygirls, gordibuenas y mujeres reales, que no hagan tantas distinciones y apuesten siempre por ellas, no solo cuando quieren aumentar las ventas. Lo que estaría bien es un spot de ropa de baño en el que participara una mujer de la talla 36, otra de la 40 y otra de la 46 – por ejemplo-, todas luciendo los bikinis de una forma natural y sin que haya que destacar a las que sobrepasan la talla 38. Si no se hace de esta forma, todo lo demás me parece una hipocresía.

Y, continuando con la repetida denominación de ‘mujer real’, ¿por qué las mujeres reales tienen que ser las rellenitas y con curvas? ¿Acaso una chica que es delgada por constitución no lo es? ¿Y qué pasa con una mujer que tiene poco pecho o caderas estrechas? Insisto de nuevo en que la clave está en la normalización y que no existen mujeres irreales. Las únicas ficticias son aquellas que promocionan las revistas y marcas que ahora presumen de ser tolerantes con las modelos de tallas grandes. Tampoco veo normal que se vea como un éxito que una mujer como Tess Holliday, de 113 kilos, trabaje como modelo, porque una cosa es no avergonzarse de la talla y otra muy distinta promocionar la obesidad o los hábitos poco saludables. Al igual que no hay que emplear modelos con trastornos como la anorexia o la bulimia, tampoco hay que visibilizar la obesidad como un ideal de belleza o como una característica de las mujeres reales. Los extremos no son buenos y ninguna enfermedad debe justificarse.

¿Belleza? Ni lo uno ni lo otro.

¿Belleza? Ni lo uno ni lo otro.

Por último, me gustaría hacer alusión a los hombres. Las cosas como son: en los medios no se habla de hombres reales. Y, por ahora, no he visto ninguna marca que haya cambiado a sus modelos musculosos y guapísimos por hombres con barriga. Por un lado, esto es perjudicial para ellos, pues sería bueno que la moda masculina representara a todo tipo de hombres y no solo a una imagen idealizada. Y es que, aunque no siempre se tenga en cuenta, los hombres también sufren por los cánones de belleza establecidos y a veces también caen en trastornos como la anorexia o la vigorexia. Observándolo desde otro ángulo, da la sensación de que los medios no insisten en que los hombres de tallas grandes también son bellos porque ellos no necesitan oírlo tanto como las mujeres. La realidad es que a las mujeres se las suele juzgar mucho más a menudo por su físico que a los varones, y puede que por eso las curvygirls sean mucho más visibles que los lorzaboys.

Sea como sea, todos y todas son hombres y mujeres reales. Somos personas, y eso es algo que va mucho más allá de tallas, curvas o caras bonitas.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Internet y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

48 respuestas a La hipocresía de hablar de ‘mujeres reales’

  1. Totalmente de acuerdo, me ha gustado mucho, sigue asi.

  2. Ainhoa Blazquez Ros dijo:

    Estoy casi de acuerdo con el articulo pero no del todo, hay una parte en la que pone que no hay que promocionar la obesidad.. faltaría mas! por supuesto que no! pero si es cierto que todas las personas, sean altas, bajas, gordas o flacas tenemos derecho a vestirnos, y no es justo que por tener mas talla de una 40 o 42 no puedas comprar un pantalón en una tienda “normal” y tengas que ir a tiendas “especiales”. Si hablamos de normalizar una situación lo primero que hay que normalizar es eso… por que yo, que actualmente tengo una 46 pero he tenido una 50, no puedo ir a una tienda donde los pantalones valen 20 euros y tengo que ir a tiendas “especiales para nosotras” donde me clavan 50 euros por un pantalón o una camiseta. No tenemos el mismo derecho que una de la 40 a vestirnos? que seamos de una constitución o otra no implica que tengamos mas dinero, de echo haciendo dieta a pesar de comer menos gasto mucho mas dinero que antes en alimentación.
    Que pasa con las personas que debido a su constitución ( culo grande, caderas anchas, demasiado pecho que no puede operar por falta de dinero) no caben en las tallas de las tiendas “normales”? las de barrio, las que tienes al lado de tu casa? para mi que he llegado a pesar 105 kilos, si es importante que se normalice la obesidad en según que ámbitos, esta claro que hay que seguir remarcando un estilo de vida saludable, que hay que cuidarse, pero también hay personas con ese peso que no tienen ningún tipo de enfermedad… yo por ejemplo con 105 kilos jamas tuve azúcar alta, colesterol ni ningún tipo de riesgo en ese aspecto, lo único que pudo ocasionarme mi cuerpo es depresión por no poder ponerme la ropa que a mi me gustaba y quizá pequeños dolores en las rodillas. La realidad es que en este país ( así como en muchos otros) hay un alto indice de personas obesas y rellenitas y todos tendríamos que tener el mismo derecho a vestirnos que los que no lo son, a seguir la moda y a poder compararnos algo mas que dos pantalones con 100 euros.. mi hermana tiene la suerte de caber en una 36 y he ido de compras con ella y te puedo asegurar que con 100 euros se ha llevado muchas mas prendas de ropa que yo. Así que si una agencia ha fichado por una mujer obesa de 113 kilos ole ella y ole la agencia, y lo que deberían hacer es dar ejemplo y con esa misma modelo normalizar en tiendas como el grupo inditex tallas mas grandes al mismo precio, que estamos gordas pero no somos ricas!

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Ainhoa. Por supuesto que todos debemos tener el mismo derecho a vestirnos cómo queramos y a comprar prendas a precios asequibles. Está muy bien que haya tiendas especializadas en tallas grandes, pero el precio debería ser el mismo que el de las otras líneas de ropa, porque los kilos de una persona no tienen nada que ver con su cartera. Y, de hecho, aunque creo que este tipo de tiendas son necesarias, también se debería abrirse más el abanico de tallas en las marcas más conocidas. Aun así, creo que se debe evitar normalizar enfermedades como la obesidad o la anorexia. Con “normalizar” no me refiero en ningún caso a excluir y no tener en cuenta a las personas que las sufren (defiendo lo contrario y adaptarse a sus necesidades con medidas como fabricar ropa apropiada a su cuerpo), pero no establecerlo como un modelo a seguir, porque tanto las personas anoréxicas como las obesas sufren física y psicológicamente por su enfermedad y los esfuerzos deberían centrarse en ayudarlas. Gracias por tu comentario. ¡Un abrazo!

    • Beluusa dijo:

      Es muy bonito lo que dices, pero, date cuenta, si eres más grande, se necesita más tela para hacer ropa en la que entres, por lo tanto, sube el precio. No hay más. Nadie te va a regalar nada, y que yo tenga una 34/36 y mi ropa sea igual que la de las mujeres anchas, pues no me parece bien; más que nada porque yo la luzco de una manera, y si una mujer más ancha la lleva, la luce de otra, y si nos encontramos, ¿cuál de las dos se sentirá peor? Pues yo.
      Otra cosa es lo de las modelos de tayas grandes, ¿en serio crees que es bonito? ¿En serio crees que una mujer delgada va a querer comprarse algo que lleve esa mujer? Pues yo opino que no, y más que nada porque no lo luce bonito, ejemplo, en la foto de la mujer esta, la ropa que lleva, no la luce, solo le tapa kilos y kilos, y esto se nota. La ropa no es para vestirse, si fuera únicamente para vetirse te daría lo mismo qué comprarte. Por lo tanto, y como conclusión, esta bien que existan este tipo de mujeres, pero NO esta bien que sea ese el canon de belleza, porque no es bello; repito, desde mi punto de vista, ya que la ropa solo le cubre, no la luce.

      • María dijo:

        ¿De verdad crees que porque una persona obesa lleve los mismos pantalones o camiseta que tú te está desprestigiando a ti? Sinceramente, yo creo que serías tú quien la avergonzaría a ella si se encontrara con alguien que piensa como tú.

  3. FAT dijo:

    Siento decirte que Tess Holliday hace deporte y sigue una dieta, no para perder peso sino para estar SALUDABLE. Y que si ella no lo quisiera estar, es su DECISIÓN y TAMBIÉN se puede promover el que TODO EL MUNDO pueda DECIDIR lo que LE DE LA GANA y hacer con SU VIDA lo que QUIERAN. En parte del artículo tienes razón, pero la cagas en varios puntos. Contratar a Tess no es promover la obesidad, sino promover el quererse a uno mismo independientemente de la talla. Estoy harta de la gente que “dice ser tolerante” como tú, pero que luego es bully igual que todos los demás.

    Si vamos a aceptarnos y vamos tolerar y vamos a promover MUJERES REALES, pondremos tanto las de la talla 34 como las de la talla 54. Aquí la hipócrita eres tu por andar diciendo que si las mujeres reales y luego criticando a otras por no estar dentro de lo estereotipado. Hay mujeres gordas con curvas y mujeres delgadas con curvas, por lo que CURVY ES TODAS LAS TALLAS. Y hay mujeres flacas estrechas y mujeres gordas que también lo son. Si vamos a aceptar a las mujeres gordas vamos a aceptarlas en todas las tallas. También hay mujeres extremadamente delgadas por motivos que no son ni por bulimia ni anorexia, van a salir esas mujeres de tus hipocritas normas también?

    Una mujer REAL es cualquier mujer, desde la de la portada de VOGUE hasta la que se está hormonando y sintiendose mujer sin haber nacido como tal. Y sabes qué te digo? Que más que mujeres somos personas. Y que no, NO HAY DIFERENCIA ENTRE HOMBRE Y MUJER. NO HAY DIFERENCIA ENTRE FLACOS INSANOS, SANOS, GORDOS INSANOS Y SANOS.

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Hola! Agradezco tu comentario, pero creo que no has entendido del todo mi artículo porque precisamente lo que critico es la etiqueta de “mujer real”, ya que TODAS, seamos gordas o flacas, somos personas y somos reales. Todos los cuerpos deben ser aceptados pero no cuando la salud entra en juego. Claro que no todas las mujeres gordas son obesas ni todas las que tienen una talla 34 son anoréxicas, pero yo estoy hablando de casos extremos como los de las fotografías (y sí, Tess Holliday es un caso extremo porque medir 1,65 y pesar 140 kilos tiene consecuencias graves para salud, por mucho deporte que tú dices que hace). Un saludo.

      • RiotNotDiet! dijo:

        Creo que FAT ha entendido perfectamente tu “artículo”. Asocias directamente gordx con obesx con efermx. Ya que dices que quieres dar a conocer el feminismo, no te vendría mal primero revisar tus privilegios y leer algo de feminismo gordo…

      • Lidia Baños dijo:

        Si tú lo dices… La obesidad es una enfermedad, al igual que la anorexia, y no creo que por afirmar eso esté faltando el respeto a nadie. Y descuida, que intento leer y aprender cosas nuevas sobre feminismo siempre que puedo. Un saludo.

    • jacobo dijo:

      y además, aunque esté muy sana, está obesa y crea tolerancia con eso y no es bueno, ¿o te crees que todos los obesos se cuidan?

  4. Lorena Mateo dijo:

    Hola Lidia 🙂 Gracias por artículos como este, es importante recalcar y hacer saber que toda mujer es MUJER porque ella se siente así, no porque nuestra anatomía se de una manera u otra (también existen las mujeres en cuerpos de hombre).También agradecerte que te hayas planteado la pregunta en la que todas pensamos: ¿por qué en los hombres no existe la categoría “hombre de verdad”? Por lo menos respecto al peso y a la anatomía no, pero sí quizás debiésemos planteárnoslo en los homosexuales, que desgraciadamente aún son tachados como “poco hombres”. Pero respecto al final de tu artículo me gustaría comentar que a mi ver, no se puede relacionar belleza con salud. Porque por esa regla de tres las mujeres como Audrey Hepburn o Marilyn Monroe no deberían haber sido sexsymbol o iconos de belleza porque fumaban, ni deberían haber modelado o sido fotografiadas fumando. Es un ejemplo tonto pero espero que seas capaz de entenderme. Yo puedo entender que no veas bien que personas con anorexia o obesidad mórbida modelen porque puede ser un mal ejemplo para personas aún vulnerables a los medios. Eso es un debate a parte. Pero no por ello debemos tacharlo de “feo” o podemos decir que no es bello. La belleza es subjetiva y todos nos merecemos poder sentirnos hermosos (créeme, porque le digas a una anorexica que así está fea no vas a cambiarla). Es importante discernir entre belleza y salud, aunque en tu canon de belleza anorexia y obesidad no sean buenos.
    Aún así enhorabuena por tu artículo 🙂 ¡Un saludo!

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Lorena. Te agradezco tu comentario y coincido contigo en tu observación sobre los prejuicios hacia los hombres homosexuales. También estoy de acuerdo en que no hay que asociar “salud” con “belleza” y quizá no me he expresado del todo bien en el post y en algún momento me he dejado llevar por la subjetividad respecto a la belleza. Independientemente de que Tess Holliday me parezca bella o no, lo que critico de ella es que se utilice para normalizar la obesidad, cuando realmente es una enfermedad al igual que lo es la anorexia. ¿Por qué la segunda se condena tanto (a pesar de que esté muy presente en la moda) y ahora la primera debe alabarse? Pero, por supuesto, eso es totalmente independiente a lo que cada uno considere bello o no y es cierto que ahí me he podido equivocar. ¡Un abrazo!

  5. unagarza dijo:

    Totalmente de acuerdo! Existen muchos tipos de mujeres y debemos aceptarlas. Lo que hay que promocionar es una vida sana, es decir, desterrar la anorexia y la obesidad. Debemos dejar en las tiendas desde la 32 hasta la 44, y desde las XS hasta la L o XL. Cada una sabemos qué tipo de cuerpo tenemos, y no debemos avergonzarnos de usar una u otra talla. Yo estoy muy sana y necesito la XS (Extra Small, imagináos como soy) pero cuando estoy en la cola del probador, la XS se la está probando una chica a la que su familia no le reconoce como una “chica muy pequeña” o “an extra small girl”. En las rebajas sólo quedan las M o las L. ¿Cómo podemos hablar de mujeres normales si luego queda la talla M “Medium”?
    También tengo una amiga que mide 172 cm y pesa 49 kilos, ha ido al médico y es imposible que engorde porque así es su constitución pero está muy sana.
    En definitiva, dejemos la hipocresía y empecemos a tolerar a todas las mujeres no “normales” (definición subjetiva) sino sanas (definición objetiva)

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Hola! Muchas gracias por tu comentario. Coincido totalmente contigo en que la etiqueta “mujer real” es muy dañina y hay que aceptar a todo tipo de mujer (y de persona en general) independientemente de su talla, peso o físico. Las mujeres somos más que un número o unas medidas. ¡Saludos!

  6. Anónimo dijo:

    Buen artículo, sin embargo hay una parte que me gustaría puntualizar: una cosa es justificar una enfermedad, y otra alentar a que estas personas enfermas se acepten. Tu comentario “¿Belleza? Ni lo uno ni lo otro” niega el propósito del artículo, porque esas mujeres enfermas también son reales, también existen. Obviamente, no se trata de promocionar un modo de vida insalubre, pero sus cuerpos siguen siendo sus cuerpos, siguen siendo reales, y merecen la misma aceptación que el resto. Como bien lo has expresado, estas son enfermedades, y si ya son duras per se, el tipo de juicio tan gratuito que has expuesto no ayuda en absoluto. Es evidente que se debería fomentar el tener un cuerpo sano, pero no creo que para esto sea necesario negar la belleza o la naturalidad de los cuerpos de las personas con desórdenes alimenticios (independientemente de en qué extremo se encuentren), pues tienen el mismo derecho a ser aceptados.

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Hola! Gracias por tu comentario y lo cierto es que creo que tienes razón y me he podido equivocar en algún punto. Sigo opinando que la moda no debe promocionar extremismos como el de Tess Holliday o el de algunos ángeles de Victoria Secret que sufren anorexia, pero la salud es independiente a la belleza. Lo que a mí me puede parecer bello, a ti no te tiene por qué gustar y viceversa. Y es cierto que he podido expresar una idea errónea en el pie de foto. Gracias de nuevo. Un saludo.

  7. jose dijo:

    Mucha razón! Como hombre te diré por ejemplo q si pasas de 90 kilos olvídate de ponerte ropa de zara..

    • Lidia Baños dijo:

      Es triste pero sucede, Jose. ¿De qué sirve que en la moda ganen protagonismo modelos de tallas grandes si las marcas no se ajustan a sus necesidad y no fabrican ropa de esas tallas? Esperemos que cambien las cosas. ¡Saludos!

  8. Olga dijo:

    Es gracioso como ahora saltan contra la promoción de anorexicas y obesas, porque ahora se están viendo chicas de tallas grandes en las revista.
    Porque claro, decir que personas son personas, pero al mismo tiempo afirmar que detrás de todo obeso hay hábitos poco saludables igual te deja con un gustillo a intolerancia y prejuicio.
    Afirmar que todos los cuerpos deben ser aceptados, pero no los que van contra la salud (?), bien, pues que sea eso, que sea un medico o un nutricionista los que te digan qué es aceptable y que no para cada persona, entendiendo que cada persona tiene necesidades distintas. Pero no tú, ni un medio social terriblemente castigador y discriminador, que no dudan en levantar la banderilla de la vida saludable, aunque no sean ningunos expertos, para seguir castigando y discriminando.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Olga. Solo quiero dejar claro que no he hablado como una experta en nutrición o salud porque, como bien dices, no lo soy. Simplemente he dado mi opinión sobre la industria de la moda, en la que no me parece bien que se potencien los extremos. Con esto no trato de juzgar a nadie, solo defender mi postura. Creo que es igual de criticable que se utilice a anoréxicas en el mundo de la moda como personas con obesidad, porque aunque lógicamente son mujeres reales, padecen una enfermedad y eso no debe verse como un modelo a seguir. ¡Un saludo!

  9. María dijo:

    Muy de acuerdo, a mi me parecen increíbles los extremos a los que se llegan. Está claro que las chicas extra delgadas que van por la pasarela no son lo más corriente y no se debería promover que se buscara ese mismo físico para todas. Pero por otro lado la obesidad es uno de los mayores problemas de nuestra sociedad hoy en día, y no deberíamos olvidarnos de eso.
    Sin buscar ni una cosa ni la otra, comiendo sano y haciendo un poco de ejercicio es como hay que estar bien.
    Eso es lo que yo creo
    ¡Saludos!

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, María. Estoy de acuerdo contigo. Hay que aceptar a todos, hombres y mujeres, tal y como son, pero lo que tampoco está bien es potenciar los extremismos. Un saludo y gracias por comentar. 🙂

  10. Pedro Vidal dijo:

    Muy bueno tu artículo, creo que se debería reflexionar más sobre esto. Gracias por ayudar en la lucha contra la hipocresía de lo políticamente correcto.

  11. Pues yo estoy completamente de acuerdo con este artículo (lo compartí en Facebook a ver si se puede extender esta visión de ‘mujer real’) Es un debate complicado porque, sin ofender con el artículo, la gente obesa o anoréxica puede sentirse ofendida.
    Estoy de acuerdo en que cada uno escoge su estilo de vida (como vi en algún comentario) pero no puede promocionarse el estilo de vida anti salud, porque ser obesa acarrea muchos problemas fisicos de colesterol, articulaciones, etc y muchos psicológicos, y el ser anoréxica acarrea otros diferentes. Entonces, todo lo que tenga como consecuencia una mala salud no se debería de promocionar, para mí eso no me parece una ‘persona real’ sino como ‘persona enferma’
    Otro comentario que me llamó la atención fue que se reclama que un pantalón para una persona que pese 100 kg tiene que valer lo mismo que para una persona de 50 kg, pues estoy CASI de acuerdo: el costo del pantalón no es el mismo en la propia fábrica porque se emplean además de diferentes patronajes para su elaboración al ser una ‘talla especial’ también se emplea más tela, así que si un pantalón para una chica de 100 kg no me parece normal que se cobre el doble pero un porcentaje a mayores del precio de los otros pantalones sí (ejemplo; si un pantalón cuesta 20 euros para un pantalón de una persona de 50 kg pues para la persona de 100 kg puede valer 25 euros, no es una subida tan alta y sería justo)
    Y por último recalco que siempre hablo de ‘personas’ porque mujeres y hombres tienen el mismo problema aun que solamente se le de importancia a las mujeres por culpa de la sociedad…

    Un saludo y espero que a nadie le parezca mal las anotaciones que he expuesto

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Noelia. Coincido contigo en que es un tema polémico y al escribirlo fui consciente de que no agradaría a todos. Me alegra que hayas entendido mi postura y coincido contigo en que la salud es lo más importante y no se deberían promocionar enfermedades o hábitos alimenticios poco saludables en el ámbito de la moda. Respecto al comentario de las tallas y los precios, también coincido contigo en que quizá puede haber una leve diferencia de precio por los costes de elaboración y materiales, pero no los desorbitados precios que hay actualmente, porque es una situación tremendamente injusta para las personas de talla grande. Y aplaudo tu insistencia en el término “personas”: los hombres también están ahí y sufren por los prejuicios.

      Un saludo y gracias por comentar. 🙂

  12. jessica dijo:

    Pues me parece muy bien…porque yo soy una chica delgada por la cual siempre he tenido complejos a la hora de comprarme ropa por ejemplo…por soy de pierna delgada pero de cadera normal…y en los pantalones de cadera una 36 por ejemplo me va perfecta pero se piernas no…con esto quiero decir que cada persona somos un mundo y tiene que haber de todo…un saludo

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Jessica. Efectivamente, tanto tú con tu talla 36 y tus piernas delgadas como una mujer con una 46 y piernas gruesas sois mujeres reales. Todas los somos y eso es bueno porque, como dices, cada persona es un mundo y tiene que haber de todo. ¡Saludos!

  13. Judit Mestre dijo:

    No puedo estar más de acuerdo contigo. El mundo de la moda ha pasado de un extremo a otro por puro márketing y se centra en las mujeres porque son a las que más se les exige tener un buen físico (a mí no me parece normal que revistas como la Cuore se pasen el día criticando que si tal actriz tiene celulitis en el culo o que si otra tiene michelín cuando quien más, quien menos tiene sus cosas).
    Tu artículo se ha entendido perfectamente y quien se lo haya tomado de otra forma es porque no ha querido entenderlo. El problema radica en que por culpa de las reivindicaciones del cánon de mujer delgada ha surgido una FAT PRIDE, en la cuál está bien estar gorda pero si estás delgada eres satanás.
    ¿Porqué nadie se atreve a decirle a una chica con sobrepeso que está gorda y le dicen “no, pero si no lo estás; estás bien” ni a decirle “deberías ponerte a dieta”; pero si eres una chica muy delgada TEN CUIDADO porque cada dos por tres te dirán “deberías comer más”, “estás anoréxica”, “¡engorda que te vas a romper”. ¿No ven que esa también es una forma de hacer bullying y de hacer daño? Nadie está contento con su cuerpo y las chicas muy delgadas no son menos.
    Pero es eso, se ha pasado de un extremo a otro: ahora tener sobrepeso está bien, te hace ser una mujer “de verdad”, todo el mundo te animará y te alabaran por quererte como eres; pero como seas una chica muy delgada estás jodida.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Judit. Me alegra mucho que te haya gustado el artículo y que entiendas mi postura. Es que es lo que dices, no es justificable juzgar a ninguna mujer, tenga una talla 36 o una 40. Está claro que las modelos de tallas grandes son mujeres reales y deben estar presentes en el mundo de la moda, pero no por ello hay que demonizar a las chicas delgadas o de otra constitución. Ayer leí en Twitter a una chica que decía que cuando se habla de “mujeres reales”, las campañas apuestan por chicas rellenitas, pero no se habla de mujeres con imperfecciones o nariz grande, por ejemplo. Con esto quiero decir que TODAS las mujeres somos reales y se nos debería representar a todas y no juzgar nadie, tampoco a las delgadas porque son tan reales como las chicas con curvas.
      Gracias por tu comentario. ¡Saludos!

      • bryanna dijo:

        Hola! me pareció muy bueno el artículo, muy de acuerdo en que se demoniza a las mujeres delgadas, por eso mismo aclaremos algo, dar a entender que las mujeres delgadas no tienen curvas también es bulling, por que curvas tenemos todas. yo soy delgada con curvas armónicas proporcionales a mi cuerpo y conozco muchas chicas delgadas con buena cola, o con buenos pechos o cintura….dejemos de etiquetar por favor, hay de todo!, nunca se dice que que hay muchas gordas rectas que no tienen curvas, eso sería ofensivo pero sin embargo se llama “palos” a las mujeres flacas, se le dicen muchas cosas ofensivas, y sacarlas de la pasarela sería discriminarlas. Con respecto a la salud, estoy de acuerdo en que no se promueva la obesidad ni la bulimia pero tendrían que haber estudios de sangre y demás para ver el estado de salud de cada cual, no nos guiemos tanto por el cuerpo ya que hay mujeres muy delgadas que gozan de mejor salud que algunas rellenitas así que cuidado con eso, la salud se mide en si se puede hacer deporte, el nivel de colesterol, anemia, etcétera. Fuera de eso, tanto gordas como ultradelgadas pueden ser muy bellas, todo depende del gusto subjetivo. Influyen el rostro, la personalidad, etcétera…Somos un todo, no sólo un cuerpo. Aclarando estos puntos importantes, en general me pareció muy oportuno todo lo que decís, sobre los hombres también. Saludos

      • Lidia Baños dijo:

        Gracias, Bárbara, me alegro de que te haya gustado el post y por supuesto que no hay que juzgar a ningún tipo de mujer (ni de persona), ya sea gruesa o delgada. Un saludo.

      • Barbara Ro S dijo:

        Hola!, el artículo me pareció muy bueno en general, estoy de acuerdo en que se demoniza a la mujer delgada y se le hace bullyng, pero por eso mismo quisiera puntualizar en algunos aspectos: Dar a entender que las delgadas no tienen curvas también es bulling y erróneo, muchas chicas delgadas tienen curvas muy armónicas y bellas, de hecho todas tenemos curvas porque tenemos cuerpo de mujer… en todo caso jamás se le dice a algunas gordita algo tan ofensivo como que parece un ropero sin curva pero sin embargo si le dicen “palos” a las flacas, entre otras cosas, y muchas delgadas por constitución son muy bellas, es subjetivo, todas, incluso una chica muy gorda puede ser muy bella para cada quién. Además no sólo somos un cuerpo, también somos personalidad, ideas, etcétera… Comparto que no se debería promover la obesidad ni la bulimia, pero no nos guiemos tanto por el cuerpo ya que hay muy flacas que gozan de excelente salud, eso debería ser determinado mediante estudios de sangre y demás, pero sin discriminar o estigmatizar a nadie. Me parece importante hacer esas salvedades, que reales somos todas, (las anoréxicas también, como ya lo has aclarado) y que las flacas por constitución sí tienen curvas, en menor o mayor grado al igual que todas las demás…dejemos las clasificaciones tajantes de lado y valoremos la diversidad de la belleza, que la indiustria de la moda debería contemplar sin hipocrecía, en cuanto a estatura, tamaño, colores, formas, estilos…es mi opinión. Saludos

  14. Agustin dijo:

    Otra cosa que yo veo también, digna de mencionar, es que con tanto mensaje lo que están consiguiendo es que las niñas vean que existe diferencia entre guapa y no guapa, flaca y gorda.. Si están todo el dia taladrando a las niñas con mensajes tipo: “ser gorda no es problema, sé tu misma, no te preocupes por estar flaca, no te preocupes si no eres bella como en las revistas…”, lo que consiguen es lo opuesto, consiguen que las niñas vean que existe una diferencia, y lo tenga en la cabeza todo el dia…
    Es cierto tambien que hay muchos hombres que sufren de vigorexia y bulimia, pero son menos. En mi época también habia muñecos He-mAn, Ken, Heroes de Comics… Y hoy en dia, George Clooneys, David Beckham, actores, estrellas, bomberos de calendario, por las que las chicas dejan caer la baba… Y lo comprendo, son hombres guapos, fuertes, atractivos… Pero a los hombres les da más igual, asumen que hay hombres guapos y fuertes que viven de su belleza… Mejor para ellos (si es lo que quieren). Y no los criticamos, no criticamos el marketing con la belleza masculina, nos da igual…
    El problema con las mujeres hoy en dia es que todo lo criminalizan, lo quieren prohibir, están demasiado encima, y al final consiguen lo contrario, que esa “Diferencia” real se acentúe y se convierta en un problema para las niñas…
    Para un ejemplo, este video… Se imaginan que fuese una mujer en lugar de un hombre??? Acabarían con la marca, el dueño de la tienda e incluso la modelo… Pero a los hombres nos da igual, nos resulta hasta ridículo…

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Agustín. Exactamente, yo creo que la solución es la normalización en vez de destacar las diferencias. Es decir, que una chica con una talla 40 sea imagen de una marca no debería ser noticia, debería verse como algo normal. Y respecto a lo que comentas sobre la imagen de los hombres, estoy de acuerdo en que no se critica tanto a pesar de que hay muchos hombres que sufren por los cánones de belleza. No sé si, como dices, los hombres sois más indiferentes a los cánones de belleza, pero al menos las revistas y la moda lo perciben así (aunque también es cierto las mujeres solemos ser mucho más juzgadas). Sea como sea, se debe aceptar a todo tipo de hombres y de mujeres y, como dices, no incidir tanto en las diferencias porque se consigue el efecto contrario.

      ¡Ah! Y el vídeo me parece horrible, al igual que también me lo parecería si salieran mujeres. No estoy para nada a favor de ese tipo de estrategias de marketing que tratan a las personas como objetos (de hecho, el nombre de la web, “adoptauntio”, ya me chirría muchísimo).

      Gracias por tu comemntario. ¡Saludos!

      • Agustin dijo:

        Gracias por tu respuesta!

        A mi realmente me da igual el marketing que usen. Los modelos quieren trabajar en eso? Estupendo, Hay chicas que quieren verlos y votar al más guapo? Estupendo. El empresario gana dinero porque la gente apoya esa causa? Estupendo… Me alegra que no haya un grupo “Prohombres antiobjeto” prohibiendo que se haga esta campaña… A mi no me gusta, me parece ridícula por todos lados, pero no soy quien para juzgar a quien guste de trabajar/disfrutar de este tipo de campañas, y mucho menos para prohibirlas… Estamos entrando en un radicalismo de prohibiciones que raya la dictadura… A mi esta campaña “adopta un tio” no me hace daño, ya me encargaré yo de educar a mi hijo en conveniencia… Pero dejar a la gente que haga lo que quiera…

        Y te aseguro que los tíos somos muchas veces juzgados por la sociedad, y por las mujeres, por nuestro físico (asi como posición social, dinero, etc)… El tema es que a muchos “gordos”, feos, pobres… estos juicios nos importa nada.. Les da igual que las chicas monas no se fijen en ellos porque están gordos, lo tienen asumido en su mayoría, pero no montan campañas para evitar esto…. quizás es que a muchas chicas gordas no les gusta que los chicos guapos no se fijen en ellas… Pues, chicas, es lo que hay, y no pasa nada… A los chicos gordos o feos nos pasa lo mismo… Pero no quiero prohibir que los modelos sean guapos y cachas, y obligar que salgan gordos y feos en las campañas….

        Saludos!

  15. jacobo dijo:

    estoy de acuerdo con todo pero escribo para recordar una cosa:son procesos culturales, avanza muy poco a poco. aunque te parezca que hay suficiente sentido común para hacer un cambio, el cambio no sucede así como así, es histórico… por otra parte, con los hombres, es la parte negativa del machismo. Y estás equivocada con que nosotros no necesitamos que nos digan que somos bellos:pero tampoco se nos exige en la vida real. en los medios lo único que hacen es decirnos todo el rato que o bien músculos o feo. Así que poco a poco, primero hipocresía y tallas grandes, e irán llegando nuevos cambios paulatinos de aceptación.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Jacobo. Es cierto que los cambios van lentos, pero a veces hasta se retrocede. Realmente, el cambio que hay que llevar a cabo no es tan drástico ni pasa por visibilizar extremismos (anorexia/obesidad), sino simplemente es normalizar la imagen de la mujer en los medios y la moda (y, por supuesto, también la de los hombres). Tampoco digo que los hombres sufráis menos por los cánones de belleza, porque también vosotros caéis en enfermedades como la anorexia o la vigorexia, para empezar, pero parece que los medios sí que creen eso y por eso no hacen campañas sobre “hombres reales”, lo que es negativo tanto para los hombres como para las mujeres.

      Gracias por comentar y espero que, aunque sea poco a poco, cambien las cosas. 🙂

  16. Marta dijo:

    Te aplaudo. En serio, ya era hora leer algo de coherencia. Ahora está de moda el término “mujer real” para hacer referencia a las mujeres con más peso del habitual en los prototipos de pasarela de toda la vida. ¿Pero es que las que no tenemos curvas no somos reales? TODAS lo somos. Y no, los extremos no son nada buenos, pero al parecer no saben hacer otra cosa que mostrar o un lado u otro. Muy triste pero cierto.
    Enhorabuena por el post.

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Marta. Me alegra mucho que te haya gustado. Está claro que hay que cambiar las cosas, pero no con extremismos… Y, efectivamente, todas somos mujeres reales, tengamos curvas o no. ¡Un abrazo!

  17. Agehachou dijo:

    Estoy muy de acuerdo en lo que dices. El tema “mujeres reales” que nació más bien como una forma de protestar contra la presión de ser de una determinada manera según lo que se lleve y contra el hecho de que nos venden una realidad falsa con el photoshop, al final se acaba usando para referirse a un tipo o tipos de mujer, discriminar a otras, y cómo no, el mercado lo usa para sus fines sin ninguna vergüenza.
    No obstante, sí que quiero comentarte algo para reflexionar al respecto. Entiendo adónde quieres ir a parar cuando dices que no te parece bien que la moda “normalice” enfermedades o hábitos poco saludables, y pones como ejemplo la obesidad o la anorexia. Mi reflexión es la siguiente: ¿Y otras enfermedades o malos hábitos? Ciñéndome al mundo de la moda, ¿nos parecería bien por ejemplo que contrataran a una modelo con vitíligo? ¡Por supuesto, hay que normalizar su enfermedad! Si lo hacemos lo suficientemente normal las personas con vitíligo dejarán de tener que soportar que la gente las observe mientras pasean por la calle. Entonces, ¿por qué unas enfermedades sí y otras no? ¿Quién decide eso? De acuerdo, puedes perder peso, pero no puedes quitarte el vitíligo. ¿Es ese el criterio entonces, solamente merecen normalización de cara a la sociedad enfermedades en las que el que las sufre no haya tenido nada que ver? Entonces tendremos que dejar de normalizar también a, por ejemplo, una persona que se quedara tetrapléjica haciendo balconing. El sobrepeso lleva mucho tiempo siendo objeto de burla, y basta con ver cualquier serie o pelicula de animación para localizar al personaje gordo y ver todas las bromas humillantes con las que se busca comicidad. No veo el mismo ostracismo social con los fumadores, y solamente en Europa muere más de un millón de personas por fumar. Así que hay que tener cuidado con esto de la hipocresía, porque se cae en ella más fácil de lo que parece.

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Hola! Bueno, es cierto que hablar sobre enfermedades siempre es complicado porque es un tema delicado que afecta a la vida de muchas personas. Estoy de acuerdo contigo en que la “gordura” es un continuo objeto de burla y que las personas que padecen enfermedades como la obesidad sufren mucho no solo por cuestiones de salud, sino de autoestima. La presión social puede llegar a ser asfixiante… Por supuesto que hay que respetar a estas personas (¡faltaría más!), pero la realidad es que no se pueden normalizar estas enfermedades porque no forman parte de la normalidad. Me explico: son enfermedades que existen, que están ahí, ya que hay personas que las sufren, pero el objetivo no debe ser promocionarlas, sino tratar de combatirlas (con esto no digo que la sociedad tenga que juzgar o condenar nada, simplemente que esas personas deben ser conscientes de que padecen una enfermedad que deben intentar dejar atrás por su salud, no ya por razones estéticas). Y, como he dicho, creo que no se miden con el mismo rasero la anorexia y la obesidad, cuando ambas son enfermedades muy graves que pueden causar hasta la muerte (insisto, aquí las cuestiones estéticas son lo de menos). En el caso de el vitíligo, es verdad que también es una enfermedad y, como dices, no se puede hacer nada para erradicarla, pero creo que es un caso bastante distinto a la obesidad. Sin tratar de restarle importancia, si no me equivoco, el vitíligo no tiene consecuencias tan graves como los trastornos alimenticios. Lógicamente sus efectos físicos o visibles son claros y sus consecuencias psicológicas también, pero no tiene nada que ver con el día a día de una persona obesa y con las carencias de su organismo. Y, respecto a los fumadores, coincido contigo en que la percepción social es muy distinta y a veces hasta se les “ensalza” (ya me entiendes, con esa concepción de que fumar es sexy o de chico/chica mal@).
      Muchas gracias por comentar. ¡Saludos! 🙂

  18. Pingback: Los hombres también necesitan el feminismo | hombresmujeresyfeminismo

  19. nOEL Quezada dijo:

    yo he sufrido por muchos estereotipos o cánones de belleza,son muchas mujeres que me han prejuiciado por eso (al punto de tener depresión por eso).

  20. Daniela dijo:

    Bravo! 👏
    Primera vez que concuerdo con alguien sobre este tema.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s