Los menores, las víctimas olvidadas de la violencia de género


La imagen que proyectan los medios de la violencia de género no siempre es la adecuada. Para empezar, a veces caen en errores como establecer perfiles de mujeres maltratadas -por ejemplo, mujeres inmigrantes y de baja clase social-, cuando en realidad no existen categorías y cualquier mujer puede estar sufriendo malos tratos, independientemente de su estatus social. Otras veces cometen fallos como el de la justificación de la violencia con expresiones como “crimen pasional”, cuando ni la pasión ni el alcohol nunca deben verse como causas que legitimen el maltrato. Pero, sin duda, la peor práctica que llevan a cabo es olvidar una parte de estas trágicas historias o, mejor dicho, a otros de sus afectados directos: los niños.

En un reciente informe elaborado por Save The Children en colaboración con otras institituciones, ‘La violencia contra la infancia. Hacia una estrategia integral’, se coloca el foco de atención precisamente en los menores. Y es que las mujeres no son las únicas víctimas de la violencia machista. En muchas ocasiones, el maltratador utiliza a los hijos para hacer daño a la pareja, ocasionándoles sufrimiento físico y psicológico. Esta situación se agrava teniendo en cuenta su consideración de menores y su vulnerabilidad ante el maltratador, una persona que en ocasiones pertenece a su propia familia.

menores y violencia de género

Elaboración propia

Las consecuencias que sufren los niños que viven de cerca casos de violencia de género pueden ser funestas. Desde 2013, en España 12 menores han sido asesinados a causa de esta problemática al ser utilizados como arma para dañar a la víctima por parte del maltratador. Por otra parte, un centenar de niños han quedado huérfanos, pues una situación frecuente en los casos de violencia de género es que el agresor acabe asesinando a la víctima y suicidándose después. Tras estos hechos dramáticos, los menores pueden sufrir graves problemas psicológicos y su reinserción no es precisamente sencilla.

Es difícil poner remedio a este problema y solo los profesionales pueden ayudar a los niños que crecen en entornos afectados por la violencia de género. Sin embargo, en lo que sí puede contribuir la sociedad es en visibilizar a estos niños, en recordar que están ahí y que son unas víctimas más de este problema. Simplemente se trata de llegar más lejos y no olvidar.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s