Ponte en mis tacones


Por una vez, ponte en mis tacones. Ni siquiera tengo por qué llevarlos, pero quizá esta sea la única forma de que lo entiendas. Imagínate unos zapatos rojos de tacón de aguja y tan brillantes como la manzana prohibida. Sí, ese fruto con el que Eva, la primera mujer pecadora, condenó a toda la Humanidad. Bastantes siglos después, Blancanieves -¡mujer tenía que ser!- también sucumbió a la tentación de una fruta similar, pero por suerte contaba con un príncipe que la rescatase. Imagina ser siempre juzgado y culpado, como nosotras. Las mujeres, o somos princesitas tontas, o somos brujas pecadoras, pero siempre somos las responsables de todo mal. Parece que no hay término medio.

Imagínate subido sobre esos tacones, blanco de todas las miradas. Algunas de ellas, lascivas, irán acompañadas de comentarios obscenos y evaluaciones físicas que no has pedido. Otras serán reprobatorias y te dirán sin necesidad de palabras qué clase de persona eres con solo medir el largo de tu falda o la pronunciación de tu escote. Porque si te subes a mis tacones, serás un simple objeto sobre el que los demás se toman la libertad de comentar, analizar, criticar, opinar, insultar, compadecer y juzgar.

Venga, en serio, ponte en mis tacones. Acompáñame en mis paseos nocturnos, sintiendo terror ante la soledad y auténtico pavor ante la aparición de algún hombre. ¿Será un hombre normal que me ignorará o comentará algo sobre mí? Y ese grupo de chicos, ¿querrán hacerme daño? Fingiré que hablo por el móvil por si acaso y sostendré las llaves de mi casa como posible arma, aunque lo cierto es que yo me lo he buscado por llevar este vestido y por tener culo y tetas.

Súbete en mis tacones cuando acudas a una entrevista de trabajo. Tu currículum es lo de menos. No importa lo brillante que seas si planeas quedarte embarazado, una pregunta personal que seguro que te harán. Y encima no te quejes porque puedo bajarte el sueldo aunque realices el mismo trabajo que el género opuesto.

Te presto mis tacones esta noche. Si sales, disfruta del “privilegio” de entrar gratis en una discoteca, pero te advierto que hay un precio invisible aún mayor: ser considerado una simple mercancía, un objeto sexual. Si te quedas en casa, no te asustes de los programas, películas y spots publicitarios que usan tu cuerpo como reclamo. Es lo normal, para eso has sido creado.

Si llevas mis zapatos, olvídate de decidir por ti mismo. Hasta sobre tu vida y tu cuerpo, la última palabra la tienen el Estado y la Iglesia. Y ni se te ocurra quejarte jamás de la violencia de género, porque el 1% de denuncias falsas siempre pesarán más que las decenas de mujeres que mueren al año.

Pero, sobre todo, no cruces la frontera portando mis tacones. En África, te apedrearán por enamorarte, te extirparán el clítoris escudándose en la “tradición” o, en el mejor de los casos, te encerrarán en un burka. En La India te violarán en un autobús y en China… ¡pobre de ti si naces mujer en China! Menudo peso muerto para la familia… Quítate los tacones y corre, huye del turismo sexual y de la trata de blancas. Vuelve al mundo ‘civilizado’ y no te quejes de que las tareas domésticas recaigan siempre sobre ti, porque peor podría ser tu situación. ¿Duele caminar sobre mis tacones? No te preocupes demasiado, pues tus rozaduras se curarán pronto. Mis llagas, en cambio, son una herida difícil de sanar.

ponte en mis tacones

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s