El machismo emergente tras el 7N (Colaboración especial de la bloguera Bambú)


Hace poco más de una semana, se celebraron en toda España concentraciones en contra de la violencia machista, una lacra que continúa enquistada en nuestra sociedad. Esta celebración, denominada 7-N  por haber tenido lugar el 7 de noviembre, fue analizada de formas muy dispares en los distintos medios de nuestro país. El machismo no solo tiñó algunas informaciones y artículos, sino que se materializó en más asesinatos por violencia machista: en los cinco días posteriores a la marcha del 7-N, fueron asesinadas cinco mujeres. Bambú, creadora y coordinadora del blog La Choza de Bambú, un espacio donde convergen temas como la ecología, el mundo animal y la cosmética, colabora por primera vez en Hombres, mujeres y feminismo con un análisis sobre las reacciones a las reivindicaciones de igualdad y sobre la violencia machista y su consideración social en general. Disfrutad de sus palabras:

Autora: Bambú
Web: https://lachozadebambu.wordpress.com/
Contacto: https://lachozadebambu.wordpress.com/contacto/

No es una novedad que, a la más mínima protesta, el reaccionismo más rancio aflore apoyándose en la demagogia e incluso la violencia. Ya ocurría (y ocurre) en contra de movimientos antirracistas y anti-homofobia, y la causa feminista no ha sido menos. Desde la pasada manifestación del 7-N en contra de la violencia género, no he dejado de ver mensajes en las redes sociales banalizando la causa, al igual que aquellos machistas que banalizaron en su momento la defensa del voto femenino y trataron el sufragismo como un aquelarre. Para más inri, las cinco nuevas mujeres muertas a manos de sus parejas en menos de una semana no les hacen cortarse un poco aunque sea, por sensibilidad y respeto a las víctimas.

Estos mensajes son en muchas ocasiones virales y, desgraciadamente, con autoría femenina como el que os muestro a continuación:

Gracia me hace que hable del maltrato y las violaciones a hombres, cuando precisamente en páginas profeministas y feministas se aborda el problema. Sí que es cierto que existe una tendencia a acotar la violencia sexual a las mujeres, pero artículos como este de Congo R.D.Visible, una web preocupada por los asuntos de género, lo explica bastante bien. También se aborda el tema en este texto sobre el abuso sexual a hombres y niños. En conclusión, no creo que sea un problema del feminismo el mal abordaje del problema, sino de prejuicios por parte de la sociedad y una menor denuncia por parte de los varones.

Desde el feminismo no se dejan de criticar otras circunstancias que, a causa del sistema patriarcal y la asignación de roles, perjudican a los hombres y de las Lauren Southern (la protagonista del vídeo en contra del feminismo) se queja. Considero ese vídeo un patinazo que podría haberse evitado con tan solo hacer una búsqueda en Google, si es que realmente le importara la causa. Pero claro, lo fácil es criticar lo que hacen otros desde el sofá.

Mención especial se merecen aquellos que, como Arcadi Espada, supuestamente han sido formados para buscar información contrastada y, en caso de escribir un artículo de opinión, hablar con datos reales y no con meras suposiciones. Y parece que su polémico artículo ‘El negocio del sexo’ lo escribió en el baño después de verse el vídeo de arriba, por las similitudes del discurso en sesgos y contenidos. Al igual que la muchacha del vídeo, Arcadi recurre la demagogia, señalando las elevadas tasas de suicidio en varones (mucho mayor que en mujeres), pero dejándolo ahí y sin ni siquiera  molestarse en dar cifras. No habla de la penosa asistencia psicológica que tenemos en España, país en el que solo los ricos van a terapia, ya que por lo público las listas de espera son eternas debido a la falta de profesionales en los hospitales y centros de salud. Y, sobre todo, ignora que en este sistema patriarcal a los varones no se les educa para expresar y gestionar sus emociones, sino para dar la apariencia dura y fuerte que le corresponde a un líder. Esta chapuza de artículo, otra vez, manifiesta un nulo interés del autor por la causa a la que apela, pero repito, lo fácil es criticar lo que hacen otros mientras no haces nada.

Todo esto por no hablar del ridículo argumento de los accidentes laborales, cuando en las empresas es obligatorio tener un plan de prevención de riesgos laborales, con lo que hay leyes que realmente los amparan, y si las estadísticas son diferentes es porque las labores de mantenimiento han sido y son un nicho laboral masculino. O de la descarada negación de que exista la violencia de género y la reducción del problema a los casos de asesinatos. Porque la cosa no queda ahí. Violencia no es sólo que tu marido te pegue o te asesine. Violencia es que además intente controlar tu vida y relaciones, o lo haga. Violencia es aprovechar la dependencia económica o emocional para chantajearte; o incluso crear dichas dependencias. Violencia es que tus logros sean minimizados sin razón. Violencia se produce cuando sales de fiesta, y si rechazas a alguien que te entra, te llame borde y prepotente. Violencia es ser tratada de infraser por satisfacer tus necesidades sexuales. Violencia es negarte dichas necesidades. Violencia es aguantar burradas cada vez que pasas frente a una obra. La violencia se manifiesta de muchas maneras. Y en todo esto, desgraciadamente, las mujeres somos colectivo de riesgo. No digo que ningún hombre la sufra ni que ninguna mujer la ejerza, incluso a otras mujeres por motivos totalmente machistas, juzgando a sus hermanas por su vida sexual o su aspecto. Pero las estadísticas son las que son, y las mujeres que me lean se habrán sentido identificadas con más de una circunstancia de las que he mencionado.

Todo esto me hace pensar: ¿a qué jugáis? Si en el fondo la violencia de género os resulta indiferente, y las causas que utilizáis como argumento también, ¿por qué no dejáis a los que intentan cambiar las cosas para bien en paz? Manifestarnos de manera legítima contra algo que nos preocupa, además, no implica que todo lo demás nos dé igual, sino que la violencia de género es un tema muy grave y como tal, le damos importancia. A los hombres, si creéis nos podéis hacer dejar de lado nuestras causas como lo puede ser la violencia de género o el sexo de los ángeles para defender las que a vosotros os apetezca y os venga bien; si creéis que tenemos que desatender la defensa de nuestros derechos para centrarnos en los vuestros, es que vuestro egoísmo, narcisismo y ganas de dirigir no conocen límites. Y si sois mujeres, lo siento, pero tiráis piedras contra vuestro tejado. En todo caso, este vídeo es muy ilustrativo de todo el tema.

 

 

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El machismo emergente tras el 7N (Colaboración especial de la bloguera Bambú)

  1. Bambú dijo:

    ¡Muchas gracias por dejar tu espacio! Realmente me hacía falta soltar todo esto y ha sido realmente gratificante.

  2. Juan dijo:

    No. El feminismo no es un movimiento igualitario. Es un movimiento que busca favorecer a un grupo. Punto y final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s