No son buenos tiempos para ser lesbiana


Los muertos y heridos del atentado homófobo de Orlando del 12 de junio todavía duelen. Nos duelen a todos y, por eso, el Día Internacional del Orgullo Gay de este año va a ser más reivindicativo que nunca. Es inconcebible que en pleno siglo XXI se siga atacando a personas por su sexo u orientación sexual. Es indignante que sigan existiendo prejuicios hacia el colectivo LGTB. Es triste que la sombra de la discriminación todavía cubra a muchas personas.

Aprovechando esta fecha tan especial, este día en el que alzamos la voz e intensificamos la lucha más que nunca, quería plantear un tema que siempre me ha rondado por la cabeza: dentro de la discriminación que sufren las personas homosexuales, ¿la realidad es aún más dura para las lesbianas?

Xena y Gabrielle, lesbianas influyentes del mundo de las series

Esto no es una competición de ver quién es más víctima, si los hombres homosexuales o las lesbianas. Simplemente, es interesante pensar en cómo le puede afectar a una mujer en nuestra sociedad ser mujer y ser lesbiana. Porque, sí, las mujeres lesbianas sufren una doble discriminación: la de ser mujer y la de ser homosexual. El verdugo, por supuesto, es el mismo, ese famoso heteropatriarcado del que habló Alberto Garzón y al que nadie tomó en serio.

Hay muchas víctimas del sistema patriarcal: hombres, mujeres, gays, lesbianas, transexuales, etc. De alguna manera, ser mujer homosexual engloba dos agravantes: la orientación sexual y el propio sexo. Si esa mujer lesbiana de la que hablamos es, por ejemplo, inmigrante, se suma otro agravante más. Tal es el caso de las gitanas lesbianas de las que habla Noemí Trujillo en este interesante reportaje.

Solo hay que fijarse en la cultura popular y en los estereotipos que en ella imperan para darnos cuenta de la concepción que se tiene de las mujeres homosexuales. Las parejas de hombres gays están mucho más representadas en el mundo del cine y de las series. También en los spots publicitarios, en los que siempre suele escogerse una pareja masculina como referencia del colectivo homosexual. Las parejas de hombres son más cosmopolitas y más cool, aunque suene frívolo. Las de lesbianas, en cambio, tienen dos vertientes. Por un lado están las lesbianas hipersexualizadas, mujeres muy atractivas de las que se explota el lado más erótico de su relación para el deleite de los hombres, tanto en el porno lésbico como en películas, series y videojuegos comerciales. En el otro lado están las lesbianas masculinizadas, aquellas que son juzgadas y vistas como ‘marimachos’, el blanco principal de los ataques homófobos.

Otro aspecto muy ilustrativo es el trato que reciben los personajes famosos que “salen del armario”, una expresión que, en mi opinión, debería quedar obsoleta. El cantante Ricky Martin y el actor Colton Haynes recibieron mucho apoyo y cariño tras declararse públicamente homosexuales. La pareja compuesta por Neil Patrick Harris y David Burtka es alabada en cada una de sus apariciones públicas. Pero… ¿qué pasa con las famosas que se atreven a revelar su condición sexual? Para empezar, hay que tener en cuenta que son muchas menos que los hombres. De hecho, algunas ni se atreven a reconocerlo del todo, como la presentadora Sandra Barneda, que pronunció un comprometido discurso en el programa ‘Hable con ellas’ pero no llegó a hablar de sí misma. Las que sí dan el paso del todo, como Ellen Page, se enfrentan a todo tipo de críticas y burlas como el clásico “Ya se sabía que era lesbiana por esas pintas. Es muy poco femenina”.

neil patrick harris david burtka

“¡Qué monos!”. ¿Escuchamos lo mismo con las parejas de lesbianas?

Hay que mirar hacia delante y acabar con la discriminación, pero con la discriminación en todas sus vertientes. Solo así llegará el día en el que tengamos que dejar de escuchar estupideces como “¿Por qué no se celebra el Día del Hombre? ¿Y el del Orgullo Heterosexual?”.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a No son buenos tiempos para ser lesbiana

  1. Judy Butler dijo:

    Muy bueno tu artículo! Pero te dejas fuera a la mitad del colectivo refiriéndote solo a las lesbianas 😦 las mujeres bisexuales y pansexuales en relaciones con otras mujeres también sufren discriminación y por desgracia sufren también por el heteropatriarcado: en los medios se las trata como maneras de conseguir trios y ninfómanas, algo que acaba permenado en el pensamiento general.

  2. Evidentemente hay que verlo todo con un enfoque interseccional. Los gays lo tienen mejor que las lesbianas por el mero hecho de ser varones; no se espera que ellos se aten a alguien “superior” socialmente, pero de manera contraria sí. Es la base del heteropatriarcado y la heteronormatividad: el uso de las relaciones heterosexuales como herramienta de poder.

    Afortunadamente, en el mundo pokémon no tenemos problemas de ese tipo, en la guardería los entrenadores nos ponen hasta con Ditto que es queer para tener huevos, así que dentro de lo malo son abiertos de mente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s