Todos somos machistas


El machismo no es cosa del pasado. Todos somos machistas, aunque no lo parezca. Sin excepción. Claro que hay distintos grados, pero aun así ninguna persona se salva de albergar aunque sea algo de machismo en su cuerpo. Desde la gente que parece salida de una caverna hasta las personas que se declaran feministas y luchan activamente por la igualdad. De una manera u otra, el machismo está en todos ellos, en todos nosotros.

todos-somos-machistas-sociedad

Hace unos días estaba leyendo un libro en el que una mujer era infiel a su marido con dos hombres distintos. A su vez, otro personaje del libro, esta vez un hombre, también engañaba a su esposa con otras mujeres. Me di cuenta de que me enfadaba mucho más la infidelidad del personaje femenino que la del masculino, cuando los dos habían sido infieles por igual. En mi cabeza, culpabilizaba más a la mujer infiel que al hombre, a pesar de que ambos habían engañado a sus parejas. No era algo premeditado, sino inconsciente, pero el hecho de juzgar más a la mujer infiel que al hombre, y hasta justificarle más a él, no es ninguna tontería. A eso se le llama machismo, un machismo que incluso los que nos tomamos muy en serio el feminismo, tenemos dentro. Es fruto de la sociedad patriarcal en la que hemos crecido, de una cultura machista que criminaliza constantemente a las mujeres (por su vestimenta, por sus ideas, por su vida sexual, por su trabajo, por su maternidad, etc.). Tenemos esas ideas incrustadas en el cerebro y por eso hay veces que hasta las propias mujeres actuamos de verdugo de nosotras mismas.

Y como este, vivimos otros muchos episodios machistas (o, mejor dicho, en los que nosotros somos machistas). Insisto en que hay distintos grados de machismo, pero creo que todos caemos en él alguna vez, aunque sea de forma inconsciente.

Somos machistas al fruncir el ceño cuando vemos a una mujer joven con un hombre mayor que ella (“Estará con él por su dinero”). Somos machistas al pensar que una falda es demasiado corta o que un escote es excesivamente pronunciado. Somos machistas al sentir asco cuando vemos a una mujer sin depilar. Somos machistas al enfadarnos más si el conductor que nos hace una faena al volante es una mujer en vez de un hombre. Somos machistas al decir “zorra”, “puta” o “hijo de puta”. Somos machistas al extrañarnos al ver a un niño jugando con muñecas y recelar de la educación que le dan sus padres. Somos machistas al pensar que una chica es “marimacho” por jugar al fútbol o llevar el pelo corto. Somos machistas por decir que una mujer “tiene que ser femenina” y no decir tacos y cruzar las piernas “como una señorita”. Somos machistas al criticar a las famosas que se operan. Somos machistas al sentir lástima por una mujer mayor sin pareja a la que “se le ha pasado el arroz”. Somos machistas por creer que una mujer debe hacerse respetar. Somos machistas por pensar en qué ha hecho mal una víctima de violencia sexual en vez del violador. Somos machistas por reírnos del humor sexista. Somos machistas por hablar más sobre el cuerpo de una deportista que de sus méritos deportivos. Somos machistas por escuchar, cantar o bailar música con letras que denigran a la mujer. Somos machistas a propósito o sin querer, pero lo somos.

Pero tampoco hay que autoflagelarnos. Lo importante es darse cuenta de nuestros errores, de que a veces seguimos mirando el mundo con una mirada patriarcal, de que tenemos que esforzarnos un poco más por cambiar las cosas, de que hay que seguir luchando y de que está en nuestra mano avanzar aún más.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Todos somos machistas

  1. Qué feo eso de generalizar tanto como has hecho en este post Lidia. TODOS NO SOMOS MACHISTAS, que quizá a ti personalmente se te sigan pasando por la cabeza algunos de esos pensamientos (muy comunes aun a día de hoy), no quiere decir que todos pensemos así. Afortunadamente hay gente que comienza a ser libre de mente, y sí, la hay.

  2. ¿Todas? (por aquello de que persona es femenino y neutro 😉 ) Me ha gustado mucho el artículo. Conoces el estudio Project Implicit de Harvard, sobre la asociación implícita? Estudia el tema de los prejuicios inconscientes, tienen hasta un test en la web con el que obtienen datos y te dan una idea de cuál es tu tendencia subconsciente. Es muy revelador a este respecto. Un saludo.

  3. oscar oviedo dijo:

    Es cierto que somos machistas pero creo que es natural que sea así e una sociedad tan machista. En una sociedad muy machista estamos condicionados a ser machistas, a creer “espontáneamente” que la mujer tiene la culpa. Y como dices, depende de nuestra concentración en uno mismo el darse cuenta cuando está procediendo así. Mis respetos.

  4. Ariii dijo:

    Gran artículo,como siempre 😀
    Por cierto,¿el libro que leíste es por casualidad Ana Karénina? Tiene una historia similar a la que has contado.

  5. Blue dijo:

    ‘Somos machistas al criticar a las famosas que se operan’. Yo critico tambien a los hombres que se operan por distintos motivos que no tienen nada que ver con ser hombre o mujer. No me gusta como se pierde la expresividad en una cara inyectada en bótox. Otra cosa es que en el mundo de la television y el cine, esté más aceptado ver a un hombre entrando a su madurez y sin embargo las chicas para ser atractivas tengan que ser menores de 25. Son dos cosas diferentes, no mezclemos el tocino con la velocidad 😉

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Blue. No dudo que ese sea tu caso, pero la sociedad es mucho más dura en general con el físico de las mujeres (y las decisiones que toman respecto a ello, como operarse) que con los hombres. Solo hay que ver cómo Renée Zellweger o Meg Ryan han sido noticia por operarse, mientras que muchos actores que también han pasado por el quirófano o son asiduos al bótox, no.

  6. Pingback: Esto es lo que he aprendido siendo feminista | hombresmujeresyfeminismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s