Harvey Weinstein nos ha acosado a todas


harvey-weinstein-acoso-hollywood-feminismo

Son muchas las mujeres que han denunciado al productor Harvey Weinstein por acoso sexual. Aprovechándose de su estatus de hombre blanco, poderoso y arropado por Hollywood, Weinstein ha acosado a Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow, Ashley Judd, Ambra Battilana y Rose McGowan, entre otras. Las arrinconaba en habitaciones de hotel, se desnudaba ante ellas, les pedía masajes, las intimidaba incluso cuando apenas eran unas adolescentes. Pero, por fin, ellas han hablado, dando la cara también por nosotras. Porque, por desgracia, el acoso de Weinstein va mucho más allá de las fronteras del glamouroso Hollywood. Nos ha acosado a todas.

Uno de los primeros Weinsteins que me acosaron fue cuando tenía 15 años. Volvía de clase de aeróbic, caminando a plena luz del día por la calle principal de mi barrio. De repente, frenó un coche a mi lado. El conductor me preguntó por una dirección y empecé a responder, pero supe que algo no andaba bien. Lo vi en sus ojos, en esa mirada repugnante de superioridad y dominación que tienen los acosadores. Se estaba masturbando y yo me callé, me quedé paralizada. Él se dio cuenta de mi miedo, de mi terror. Eché a correr y él también se marchó, seguramente sintiéndose satisfecho de su hazaña. Yo, en cambio, me sentí impotente por no haberle dicho nada. Pero, sobre todo, me sentí impotente por la pregunta que me vino a la mente: ¿A cuántas más chicas les haría lo mismo?

Hubo más Weinsteins, por supuesto que los hubo. Todas hemos conocido a muchos a lo largo de nuestra vida. Hombres mayores y jóvenes, altos y bajos, ricos y pobres. Hombres que te gritan piropos en la calle. Hombres que te toquetean en el transporte público. Hombres que te miran con lascivia, pero no te atrevas a quejarte, que para algo te has puesto ese escote o esa minifalda, ¿no? Hombres en la universidad o en la oficina. Hombres en redes sociales. Hombres desconocidos. Hombres cercanos, compañeros y amigos. Hombres de cualquier tipo que, por el simple hecho de ser hombres, se creen con el derecho de tocarte, insultarte, gritarte, acosarte, violarte. Muchos Weinsteins, pero con otros nombres y apellidos.

Por eso, no debemos callarnos. Es nuestra obligación desenmascarar a todos los Weinsteins de nuestra vida. Tenemos que contar estas historias, aunque nos hagan sentir rabia o vergüenza. Tenemos que hacerlo por las actrices y modelos acosadas por Harvey Weinstein. Por Maria Schneider, acosada por Bertolucci y Marlon Brando. Por Amber Heard, maltratada y desacreditada. Por Malala, a la que casi matan por querer ir a la escuela. Por nuestras amigas, por nuestras compañeras y hasta por esas chicas a las que solo hemos visto una vez en la vida en la parada del autobús o en el baño de una discoteca. Por todas nosotras.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en Debate, Feminismo, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s