Las W.I.T.C.H: la revista feminista adolescente de la que no nos dábamos cuenta


Cuando paso por un kiosko y veo revistas como Super Pop, algo se remueve dentro de mí. Sí, yo soy la primera que las ha leído y guardo algunos buenos recuerdos, pero la perspectiva cambia cuando creces, maduras y empiezas a verlo todo desde una óptica feminista. Las revistas femeninas para adolescentes siempre han sido muy absurdas: tests para enamorar a los chicos, moda para conquistar a los chicos, trucos de belleza para gustar a los chicos, consejos para llamar la atención de los chicos, y así un larguísimo etcétera. ¿Es eso lo único que queramos que tengan en la cabeza las chicas de doce, trece o quince años? ¿No estaría bien tratar de fomentar también que se quieran a sí mismas? ¿Hablar de referentes femeninos interesantes en vez de incluir únicamente posters de chicos sin camiseta? ¿Regalar alguna otra cosa con las revistas aparte de sombras de ojos o pintalabios de purpurina?

Pero entonces, caí en la cuenta: yo sí tuve una revista feminista y no me percaté de ello. Me refiero a la revista W.I.T.C.H., una publicación italiana que contaba en forma de cómic las aventuras de unas jóvenes con poderes mágicos llamadas Will, Irma, Cornelia, Taranee y Hay Lin.

las-witch-feminismo-revista

Adoraba a las W.I.T.C.H. Todos los meses estaba deseando comprarme el nuevo número de la revista, y hasta los libros que más adelante editaron. Y ahora, unos cuantos años después, entiendo el porqué de mi ‘adicción’: las W.I.T.C.H eran feministas.

– A las chicas también nos gusta la cultura

Mientras que los chicos tenían sus revistas de videojuegos y superhéroes, nosotras nos teníamos que conformar con revistas que nos trataban como tontas. Pero las W.I.T.C.H nos embaucaron hacia el mundo del cómic, hacia aventuras en las que las protagonistas eran, nada más y nada menos, que cinco chicas poderosas que superaban sus miedos: desde el monstruo más aterrador hasta las preocupaciones más cotidianas.

las-witch-comic-feminista

– Referentes femeninos necesarios

Lo que más me gustaba de las W.I.T.C.H. es que me sentía muy identificada con ellas. Al fin y al cabo, eran cinco adolescentes normales con inseguridades respecto a la familia, la amistad o el amor, entre otras. Pero cuando se transformaban y usaban sus poderes mágicos, siendo capaces de derrotar a todo tipo de monstruos, se daban cuenta de que si se lo proponían, podían superar cualquier cosa. Las preocupaciones por los chicos estaban presentes, sí, pero quedaban relegadas a un segundo plano. Estas chicas iban al insti y en sus ratos libres salvaban el mundo. ¡¿QUÉ PODÍA IMPORTAR MÁS QUE ESO?!

– Multiculturalidad y sororidad

Pero ya no es solo que las W.I.T.C.H. sean chicas que luchan contra el mal y superan sus complejos, sino que también transmiten valores muy positivos. Para empezar, la idea de multiculturalidad está presente desde el inicio del cómic. Sin ir más lejos, el grupo está formado por tres chicas caucásicas (Will, Irma y Cornelia), una joven de raza negra (Taranee) y una muchacha china (Hay Lin). A esto se suma que sus perfiles son muy diferentes entre sí: distintas clases sociales, intereses, personalidades, etc. Pero nada de eso importa, porque sus poderes secretos las unen, creándose todo un vínculo de protección, respeto y sororidad muy inspirador.

las-witch-revista-manga-feminismo

Tras esta retahíla de alabanzas al que fue uno de los fenómenos de mi infancia, quizá os preguntéis: “¿Y es que las W.I.T.C.H. no tenían fallos?”Y la respuesta es afirmativa. Por ejemplo, un detalle que me chirría es que, aunque las W.I.T.C.H. presentaban características físicas diferentes entre sí -distintas estaturas, pesos, rasgos faciales, etc.-, cuando usaban sus poderes para transformarse, todas se volvían más esbeltas, con pechos y traseros más pronunciados y rostros maquillados. La asociación de belleza con poder puede resultar peligrosa. Pero, a pesar de ello, lo que es innegable es que las W.I.T.C.H. iban más allá que el resto de revistas para chicas, apostando por la cultura, dando protagonismo a las mujeres y transmitiendo el mensaje de que el poder y el éxito no entienden de géneros.

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en ¡A leer!, Feminismo, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Las W.I.T.C.H: la revista feminista adolescente de la que no nos dábamos cuenta

  1. ardeartista dijo:

    No puedo estar más de acuerdo con tu post, además de traerme bonitos recuerdos. Sigue descubriendo estas maravillas y sus tesoros imperceptibles, por aquel entonces 🙂

  2. Fui muy fan de esta revista en su momento. Muy cierto lo de la transformación. Es curioso revisar cosas que te gustaban de más joven y darte cuenta de detalles que en su momento te pasaban por alto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s