El feminismo en ‘Harry Potter’


Uno de los grandes referentes literarios de muchos jóvenes ha sido la saga ‘Harry Potter’, todo un éxito en ventas para su escritora, J.K Rowling. Sobre todo a partir de que los libros fueron llevados al cine, se ha creado todo un fenónemo fan en torno al mundo del joven mago. Los best-sellers como este llegan a un público joven masivo caracterizado por ser fácilmente influenciable. Por eso, es importante que la literatura infantil y juvenil transmita buenos valores, también en terreno de género. Aunque muchas trilogías y sagas no cumplen esto, creo que esta exitosa saga sí y, de hecho, lo afirmo claramente: ‘Harry Potter’ es feminista.

Los valores de ‘Harry Potter’

Aunque el protagonista de esta saga es, obviamente, el joven Harry Potter, en las páginas de los libros abundan los personajes femeninos, muchos de ellos cargados de importancia y protagonismo. Además, la saga de J.K Rowling se caracteriza por transmitir buenos valores a sus jóvenes lectores y evitar los estereotipos, sobre todo aquellos que tienen que ver con el género, muy abundantes en otras novelas juveniles.

Para empezar, aunque el amor es un tema importante y recurrente en ‘Harry Potter’, no es el eje principal de los libros. De hecho, se destacan más otros valores como la lealtad, el compañerismo, la inteligencia, el esfuerzo y, sobre todo, la amistad. Además, las historias de amor presentes en el libro (Harry/Ginny, Ron/Hermione, Lupin/Tonks…) no son los típicos romances que se resumen en chico-conoce-chica-y-se-enamoran-a-los-pocos-días-y-viven-felices-para-siempre. Por ejemplo, aunque el amor entre Harry y Ginny llega a ser muy fuerte, jamás le roba el protagonismo a la trama central de los libros ni hace que Harry se separe de sus amigos o abandone su lucha contra Voldemort. En el caso de Ron y Hermione, vemos que es una relación que va tejiéndose con los años que derriba algunos mitos como el del amor a primera vista. Y de Lupin y Tonks podemos aprender que el amor no tiene siempre un final feliz. Ah, y además de esto, creo que es importante añadir que tanto los libros como las películas inspiradas en ellos recalcan varias veces que no solo existe el “amor romántico”, sino distintos tipos de amor, como el amor maternal (si Harry consiguió sobrevivir a Voldemort cuando era solo un bebé, fue gracias al amor de su madre), el amor fraternal (simbolizado en los inseparables gemelos Weasley, Fred y George) y el amor hacia los animales (y no solo hablo de Harry y su lechuza Hedwig, sino de la intensa entrega de Hagrid hacia las criaturas mágicas).

ron y hermione

Otra característica feminista del mundo de `Harry Potter´ es la igualdad de género presente en diversos ámbitos como en el profesorado de Hogwarts, en el que hay numerosas mujeres profesoras que poseen gran inteligencia y autoridad, cuyo ejemplo más claro es el de Minerva McGonagall. De hecho, tanto McGonagall como Pomona Sprout –profesora de Herbología- son jefas de una Casa de Hogwarts, Gryffindor y Hufflepuff respectivamente. Y hablando de las Casas de Hogwarts, la igualdad entre los fundadores de dichas Casas es obvia: hay dos fundadores masculinos (Godric Gryffindor y Salazar Slytherin) y dos mujeres fundadoras (Rowena Ravenclaw y Helga Hufflepuff). Por último, cabe destacar la relevancia de las mujeres en el deporte, como es el caso del quidditch, en el que los equipos son mixtos y hay excelentes jugadoras femeninas como Angelina Johnson, Katie Bell o la propia Ginny Weasley.

Incluso, la homosexualidad también tiene espacio en la exitosa saga. J.K Rowling no dudó en afirmar que Dumbledore, el director de Hogwarts y uno de los magos más poderosos de todos los tiempos, era gay. Según la escritora, el mago estuvo enamorado de su amigo Gellert Grindelwald, con el que acabó batiéndose en duelo por los intereses oscuros de este último. Bien es cierto que en los libros no se deja entrever demasiado la homosexualidad de Dumbledore y la mayoría de los lectores se enteraron de ello cuando J.K Rowling lo confesó ante los medios.

Las mujeres en el mundo mágico

Son varios los estudios que avalan que en la mayoría de libros juveniles, los protagonistas son masculinos. A pesar de que esto se da también en ‘Harry Potter’, las mujeres ocupan un lugar muy destacado en las páginas de los libros. De hecho, la saga no tendría sentido sin personajes como Hermione, cuyo papel es crucial en la historia. Inteligente, valiente, luchadora y persistente, así es Hermione Granger, la amiga inseparable de Harry. En mi opinión, Hermione es un buen modelo femenino que derriba el mito de que las mujeres son “doncellas en apuros”. De hecho, la joven mestiza salva la vida a sus amigos innumerables veces y, además, siempre tiene claras sus prioridadeslos estudios- y lucha por lo que quiere en todo momento.

Entre las alumnas de Hogwarts también destaca Ginny Weasley, que va adquiriendo cada vez más protagonismo, sobre todo a partir del segundo libro, ‘Harry Potter y la Cámara secreta’. Aunque al principio todos la conocimos como “la hermana de” Ron, Ginny va ganando identidad a lo largo de las páginas, destacando como estudiante, como jugadore de quidditch y decidiendo con quién salir (primero Dean Thomas y después, Harry) haciendo caso omiso de los comentarios de Ron u otro hombre de su familia.

Uno de mis personajes favoritos es Luna Lovegood, que tiene una personalidad totalmente única. A pesar de que es juzgada por su aspecto o por sus curiosas ocurrencias, Luna muestra entereza y fuerza en todo momento, además de demostrar que tiene un gran corazón y que es capaz de todo por sus amigos y seres queridos.

Luna Lovegood

En anteriores líneas ya hemos citado a las profesoras de Hogwarts, aquellas mujeres que hacen posible que la institución goce de prestigio y, sobre todo, que contribuyen decisivamente a la formación de los magos y brujas más jóvenes del mundo mágico. Minerva McGonagall es la más importante y es la viva imagen de una mujer fuerte, inteligente y con autoridad. Pero McGonagall no es la única encargada de enseñar y guiar a los alumnos de Hogwarts: las profesoras Sprout y Trelawney también ocupan un lugar destacado en el profesorado del colegio mágico, donde también hay lugar para la señora Pomfrey, la enfermera que ha curado cientos de heridas e, incluso ha salvado más de una vida entre las paredes de la escuela.

Una mención especial se merecen las madres de la saga, comenzando por Lily Evans, una bruja brillante que prefirió morir a entregar a Harry a Voldemort y continuando con Molly Weasley, una madre coraje que mantiene a flote el hogar de los Weasley y consigue poner en orden a sus siete hijos y a su querido marido Arthur. En el lado oscuro se encuentra Narcissa Malfoy, que a pesar de estar al servicio de Voldemort, demuestra que su máxima prioridad es su hijo Draco –recordemos que da las gracias a Harry por salvarle la vida a su hijo-.

Y como en toda buena historia, no podían faltar las mujeres villanas. Sí, es cierto que el antagonista por excelencia de esta saga es Lord Voldemort, pero seguro que más de un lector también ha temblado ante la excéntrica y siniestra Bellatrix Lestrange. De la misma forma, todos hemos aborrecido alguna vez a la pomposa y maliciosa Dolores Umbridge, que se convirtió en la pesadilla de Harry y sus amigos tras comenzar a trabajar como profesora de Defensa Contra las Artes Oscuras y que ha ocupado cargos muy relevantes como la Subsecretaría del Ministerio de Magia y la dirección de Hogwarts.

Pero, sin duda, la mujer más importante de la saga no forma parte de la historia, sino que es su creadora: J.K Rowling. La escritora no solo ha sabido plasmar sus ideas feministas en sus exitosos libros, sino que ella misma ha sido víctima de la desigualdad entre hombres y mujeres y de los estereotipos, y por esa razón decidió escribir las aventuras del joven mago tras las iniciales “J.K” en vez de mostrar su nombre de pila, evitando así revelar su sexo por temor a que sus libros no se vendieran al estar escritos por una mujer.

El papel de la mujer en otros best-sellers juveniles

Dicen que las comparaciones son odiosas y… es verdad. Mientras que los libros de ‘Harry Potter’ son un buen ejemplo en cuanto a feminismo se refiere, hay otra conocida saga que destaca por su transmisión de valores conservadores, sexistas y basados en estereotipos: ‘Crepúsculo’. Y os lo dice una persona que se ha leído todos libros, que ha visto todas las películas y que ha disfrutado mucho con todo ello. Pero tras analizarlo un poco más, es imposible no darse cuenta de lo poco que contribuye esta historia a la igualdad de género. Para empezar, está el triángulo amoroso entre Bella, Edward y Jacob, que me parece un punto atractivo y adictivo para la historia pero que creo que está mal planteado, ya que a veces da la sensación de que todo se resume en una pelea de gallitos (Edward y Jacob) por el amor de Bella, un personaje totalmente pasivo que deja que los dos hombres de su vida se peleen por ella y le salven la vida siempre que esté en apuros. Y esto me recuerda a otro punto: aunque Bella sea humana y lógicamente no tenga la fuerza y el poder que poseen criaturas como los vampiros y los lobos, no quiere decir que tenga que mostrarse como una persona tan débil y sumisa. Esto se ve muy claro en el segundo libro de la saga, ‘Luna Nueva’, en la que Bella se encierra en su habitación y prácticamente se convierte en un zombie después de que Edward decidiera romper con su relación. El mensaje que esta actitud transmite es que las chicas no son nada si su novio las deja y, por tanto, su única opción es llorar y no salir de casa hasta que su chico vuelva o sea otro hombre el que le ceda su hombro para llorar -en este caso, Jacob-. Y, por último, quería destacar la insistencia de Bella en resaltar sus defectos, en compararse con otras mujeres más guapas e inteligentes -como las “hermanas” vampiras de Edward, Alice y Rosalie- y en sentirse inferior a su novio por el hecho de ser guapo y tener un cochazo.

Edward rescatando a Bella (otra vez...).

Edward rescatando a Bella (otra vez…).

Sin embargo, no todos son malos ejemplos y parece que, a pesar de los estereotipos todavía presentes en la literatura juvenil, la tendencia actual se orienta más en transmitir buenos valores e intentar reflejar o luchas por la igualdad de género. Un ejemplo muy representativo son los libros de ‘Los juegos del hambre’, protagonizados por un personaje femenino, Katniss, una joven decidida, valiente y que se sacrifica por su familia. Por citar algún ejemplo español, me parecen muy interesantes los libros de Laura Gallego, como ‘El libro de los portales’ -donde hay personajes femeninos muy interesantes, como Cali, una joven muy inteligente y avispada e, incluso, donde la homosexualidad tiene cabida- y ‘Donde los árboles cantan, en el que la protagonista es una mujer que rechaza su papel de princesa por luchar y conseguir lo que un día le arrebataron.

Y tú, ¿crees que la saga ‘Harry Potter’ es feminista? ¿Conocer más ejemplos de libros que luchen por la igualdad de género y de otros que, por el contrario, estén anclados en estereotipos sexistas?

 

 

Anuncios

Acerca de Lidia Baños

He estudiado Periodismo en la Universidad Carlos III de Madrid y me gusta informarme e informar. Uno de mis retos es que todo el mundo tenga la posibilidad de conocer y comprender lo que es el feminismo y pueda llevarlo a la práctica para constituir un mundo mejor.
Esta entrada fue publicada en ¡A leer!, Feminismo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a El feminismo en ‘Harry Potter’

  1. Elisabet dijo:

    Hola Lidia! Me ha encantado tu entrada. La verdad es que leyéndola me he dado cuenta de que cada vez más vamos aparcando esos estereotipos de mujer pasiva de damisela en apuros (aunque estén modernizados, tipo Bella) para dar paso a protagonistas y secundarias cada vez más determinadas y seguras de sí mismas.

    Aprovechando tu invitación a aportar ejemplos, quería mencionar el caso de Juego de Tronos. Particularmente, he defendido en numerosas ocasiones su contenido feminista que se presenta en varios personajes:

    Para empezar, tenemos a Daenerys Targaryen, la que fuera hija del rey asesinado hace quince años y que lucha por recuperar el Trono de Hierro. Rápidamente se ve sola y sin familia, y es ella quien, poco a poco, se va labrando una experiencia, consiguiendo apoyos, un ejército y gente de confianza para lograr su objetivo. Pese a su juventud (unos quince años) vemos que es un personaje con las cosas muy claras, y si bien llega a tener relaciones y a estar sentimentalmente unida a hombres, jamás llega a aparecer dominada por ellos.

    Ella es el ejemplo más determinante, pero también podemos tener en cuenta el de Arya Stark, quien se forma con la espada y rehúye de las faldas y los corsés, o Melisandre de Asshai, una sacerdotisa que, aunque esté más cerca de ser mala que buena, lía la perdiz a su antojo y es la máxima consejera de Stannis Baratheon (señor que reclama el trono también). Junto a esta lista, y aunque secundarias, se pueden sumar Osha Greyjoy, todas las hijas de Oberyn Martell, Catelyn Stark y un largo etcétera.

    Para acabar con los ejemplos y como muestra también de feminismo, quería mencionar los casos de Brienne de Tarth y uno masculino, el de Sam Tarly. Brienne es hija de un noble quien ha decidido dedicar su vida a formarse como guerrera y ha cambiado las sedas por la armadura y la aguja de tejer por la espada. Además, físicamente no encaja en los cánones de una dama (es alta, grande y bastante fea), por lo que siempre ha sido objeto de burla por los hombres de su alrededor. Ella, fiel a sus principios, se ha formado y convertido en lo que es: una gran luchadora que pone en duda que el combate sea solo cosa de hombres. Por el otro lado, tenemos a Sam: hijo también de noble, ingresa en la Guardia de la Noche al no tener habilidad ninguna para el campo de batalla. Una vez más, Sam es todo lo contrario a lo que se espera de un hombre: dócil, amable, educado, risueño y muy inteligente y culto. Ni siquiera encaja en lo físico porque está gordo. Sim embargo, son varias las veces en las que su cabeza y sus conocimientos salvan de más de un apuro a los miembros de la Guardia, por lo que su labor se hace importantísima.

    Disculpa por este comentario que se acerca más a artículo en sí, pero creía necesario aportarlo, ya que considero que es uno de los grandes ejemplos de feminismo en la literatura actual.

    P.D. Anécdota de un periodista entrevistando a George R.R. Martin, autor de los libros:
    P- ¿En qué momento decidió hacer a las mujeres de los libros con tanta determinación y tan complejos?
    GRRM- Verá, yo es que concibo a las mujeres como personas…

    • Lidia Baños dijo:

      Bravo por George R.R. Martin, la verdad. Muchas gracias por tu aportación, porque la verdad es que no he leído ‘Juego de Tronos’ (y solo he visto un par de capítulos de la serie) y estas cosas me animan a hacerlo. Esperemos que esta tendencia continúe a pesar de las Bellas y Anastasias Steele (de la que seguro que hablaremos en otro momento). Ah, y me alegro mucho de que te haya gustado 🙂

  2. Sune dijo:

    Muy buenas!! Siempre he sido muy fan de los libros de H.P.,me los he leído cantidades de veces… Y, aunque estoy de acuerdo con los ejemplo que has puesto en el post (que me han hecho sentirme orgullosa de mi libro favorito de todos los tiempos, jaja), también creo que sí que tiene ejemplos de estereotipos machistas: por ejemplo, el contacto físico entre Ron y Harry es nulo… y cuando lo hay, es muy escueto y lo hacen avergonzados; tampoco pueden llorar, mientras que la protagonista femenina sí que lo hace con frecuencia a lo largo de la saga. por otra parte, dentro de las cualidades de Ginny se destaca su valentía, perseverancia, fuerza, que no llora… y todas estas cualidades se le atribuyen a haber crecido rodeada de hombres, y no porque ella misma pueda poseerlas. Sobre su madre, es una “madre coraje”, pero no deja de ser una ama de casa, que carga con el curro de toda la familia, no habiendo corresponsabilidad en el trabajo.
    Esa es mi opinión de las últimas veces q me leí estos libros con las gafas puestas.
    Aunque lo que tú has escrito tambiñen me ha hecho ver montones de cosas reveladoras en las que no había caído.
    ¡¡Gracias!!

    • Lidia Baños dijo:

      ¡Hola! Yo también soy muy fan de la saga y estoy de acuerdo en lo que dices de la señora Weasley, ya que aunque es capaz de sacar adelante a su hogar y familia, es cierto que en ámbito doméstico no suelen repartirse las tareas con Arthur o con los propios hijos. En cambio, en lo de Ginny no me había fijado, no sé si lo manifiestan en los libros, pero creo que es un personaje que va evolucionando muy positivamente a lo largo de la saga. Y por otro lado, sí hay momentos en los que Harry llora, como tras la muerte de Sirius o la de Cedric (si no me falla la memoria), aunque es cierto que quizá estos momentos no son tan explícitos como los de Hermione, por ejemplo. Muchísimas gracias por comentar y por mostrarme estos detalles, a ver si me releo los libros y estoy atenta a ellos. ¡Un saludo! 🙂

    • Kaseiyo dijo:

      No estoy de acuerdo con lo de la señora Weasley, de hecho, tal y como puedes ver al principio del Libro La orden del fénix, en Grimmauld Place ayudan todos con tareas del hogar, limpieza o cocina, sean niños, hombres o mujeres – se puede ver a Sirius confinado allí, aunque queriendo salir por ser tan aventurero-. Además, Molly también acudía a todas las reuniones, siendo un miembro activo de La Orden. En cuanto a Arthur, es normal que no pasara tanto tiempo ayudando en casa, puesto que casi siempre se encontraba en el Ministerio.
      Harry de hecho llora cuando muere Sirius, Dumbledore o Dobby, por lo que es suficientemente sensible como para poder hacerlo, aunque él lo haga en ocasiones puntuales.

  3. Tania dijo:

    Buenas, he leído tu artículo y ha habido algo que has pasado por alto, estaba ansiosa porque llegara tu mención a Dolores Umbridge para ver si habías visto lo que pocas personas pueden ver. En el quinto libro, Hermione y Harry van con la profesora al Bosque Prohibido y se topan con unas criaturas que ella detesta: los centauros. Estos se la llevan, lo que una piensa en un inicio es que se la “cargan” pero no, aparece como si nada en libros posteriores, sin ningún daño físico aparente pero sí con un trauma… la mitología de los centauros explica muy bien lo que le pasó a esta mujer: los centauros (muy bien dotados) la violan.

    ¿Es que acaso las mujeres que son violadas es por qué son malas? ¿O una mujer mala merece ser violada? En mi opinión y a partir de este trauma, este personaje debería ser tratado con un poco más de tacto, cosa que la escritora no hace.

    Otro punto, los que vieron como los centauros se llevaban a la profesora fueron Harry y su amiga Hermione (una mujer) y como todos saben, esta chica tiene muchos conocimientos acerca de prácticamente todo, es decir, conocedora del destino de otra persona, otra mujer, consintió y aprobó que se le hiciera lo que se le hizo.

    Otro personaje maltratado, “Tia Petunia”, una mujer envidiosa del éxito de su bella hermana (ella misma es descrita como una mujer fea, con “cara de cabalo”, envidiosa de sus cualidades y de la atención de sus padres. Petunia es una ama de casa, que se dedica a ver programas de cotilleos, a desvivirse por su hijo, a maltratar a su sobrino debido a la envidia que sentía por su propia hermana y a abanicarse en el sofá.

    P.D.1: Perdón por alargarme.
    P.D.2: ¿Que opinas del Señor de Los Anillos o del Hobbit? ¿Las has visto?

    • Lidia Baños dijo:

      Hola, Tania.
      Me has dejado a cuadros, jamás me había planteado que Umbridge pudo ser violada por los centauros en el Bosque Prohibido. No sé que es lo que sucedería, pero no sería tan descabellado que la violaran, porque como dices, en la mitología se conoce a los centauros tanto por su fuerza como por su incontrolable deseo sexual (algo parecido a los sátiros). No sé si es lo que J.K Rowling quiso expresar, pero si es así, lo más preocupante es la actitud pasiva de Harry y Hermione. Sin duda, un episodio para reflexionar…

      En lo que no estoy muy de acuerdo es que tía Petunia sea un personaje maltratado. Es cierto que tuvo que ser duro para ella que Lily eclipsara a sus padres al recibir la carta de Hogwarts, pero eso no es excusa para su maldad contra Harry ni para su forma de maleducar a su hijo. Dobby tampoco tuvo una vida fácil (y más teniendo en cuenta su condición de elfo doméstico), y es uno de los personajes más bondadosos de la saga. No sé, no creo que J.K Rowling haya querido “cebarse” contra Petunia, sino simplemente describir un personaje desagradable como puede ser también Dolores Umbridge, tío Vernon, Lucius Malfoy o hasta Argus Filch.

      Sobre la saga ‘El señor de los anillos’ no puedo opinar demasiado, ya que no he leído los libros y vi las pelis hace mucho tiempo. Lo que sí que está claro es que la presencia de mujeres es escasa, aunque estos personajes femeninos tienen bastante relevancia (si no me equivoco, la reina de los elfos es una mujer, Galadriel). Pero para mi gusto, sería interesante que hubiera más mujeres protagonistas.

  4. Pingback: ‘Cincuenta sombras de Grey': cuando el machismo se disfraza de porno | hombresmujeresyfeminismo

  5. Pingback: Mujeres poderosas en la literatura juvenil: ‘Divergente’ | hombresmujeresyfeminismo

  6. Agehachou dijo:

    ¡Ando escarbando por tu blog y hay entradas antiguas que no puedo resistirme a comentar!
    Bueno, veamos… yo soy muy fan también de Harry Potter. Es una saga que siempre defenderé precisamente porque J. K. Rowling es capaz de huir de muchos estereotipos y eso hace precisamente que sus personajes no sean planos. Por poner un ejemplo, Sirius es un personaje muy popular con una legión de fans muy larga (entre la que me incluyo), y es cierto que te lo presentan como alguien “guay”, un rebelde, que venía de una familia de carcas, digamos, y es innegable que es una persona muy notable (consiguió escaparse de Azakaban sin volverse del todo tarumba, etc…), pero cuando se ahonda en el personaje se ve que no es perfecto, que él también carga con prejuicios y trata fatal a su elfo doméstico, solo por serlo y porque le recuerda a su familia. Y luego esto es toda una vuelta de tuerca también en cuanto a la huida de los estereotipos, cuando resulta que una de las claves de todo estaba en precisamente ESE elfo doméstico.
    Pero bueno, que me desvío del tema. En cuanto al feminismo en este aspecto, estoy de acuerdo contigo en las cosas que señalas, pero por otra parte, también creo que en este terreno Rowling se queda un poco corta, para lo profundo que es capaz de cavar con otras cosas (véase el caso de Sirius que ya menciono). Vamos al ejemplo más evidente: Hermione. Considero que gran parte del tiempo no se la aprecia todo lo que se debería. Por ejemplo, desde el primer libro nos van contando como Hermione es solamente “libros e inteligencia”, que no es lo verdaderamente importante, que lo importante es el arrojo y la capacidad de improvisación y de sacrificio que posee Harry (que también son cualidades buenas, no digo que no), pero sin embargo en El prisionero de Azkaban, el arrojo y la capacidad de sacrificio de Hermione cuando decide utilizar el giratiempo, sabiendo que si lo hace ya NUNCA MÁS va a volver a tener ese tipo de magia, y que además lo abandona de buena gana, pasa todo desapercibido, no tiene reconocimiento. Y esto a mí me golpea un poco como sexista porque sí que se hace con los personajes masculinos, pero se les sobreentiende a los femeninos. Si eres una mujer, y eres buena, tienes que tener capacidad de sacrificio y no debes ser para nada egoísta y debes darte a los demás. Ah, también puedes ser inteligente, pero eso es un plus, lo otro tienes que traerlo de serie. Por otra parte, también me sorprende el hecho de que ha habido muchos profesores de Defensa contra las Artes Oscuras, y todos han sido hombres. Es cierto que a lo largo del libro vamos viendo como también hay mujeres en los círculos de los aurores, y que Hermione se vuelve más dura (pocas cosas dan más miedo que ella con una varita en la mano, al igual que pasa con Ginny), y no descarto que Rowling fuera puliendo esto según iba avanzando. Otro aspecto que a mí me chocó un poco es el hecho de que a Cho, que aunque jugaba al quidditch, la describían como una chica “muy chica”, muy “femenina”, Harry la veía y era como si viera a la encarnación de La Mujer, y que todo esto se al final se tradujera en llorar litros y litros, y esto le diera negatividad y dejara de ser una “mujer deseable”. Y luego en contraposición, ponían a Ginny, y las cualidades positivas que tenía eran que era una tía super dura que se había criado entre hombres, y que jugaba al quidditch también, pero que no lloraba por nada, y eso hacía de ella la tía más guay del mundo para un chico, “no como Cho”.
    Por último, siento mucho el ladrillo que te estoy dejando, pero es que esta saga me da más cuerda que qué se yo… pero antes de terminar me gustaría recordarte una escena del Señor de los Anillos, que para mí es La Escena: Eowyn contra el Rey Brujo. “¡Necio! Ningún hombre puede matarme” “¡Yo no soy un hombre!” 😉 😉

    • Lidia Baños dijo:

      ¡De ladrillo nada! Da gusto encontrar a personas que leen lo que escribes y hasta comentan (y, lo mejor, que son fans de ‘Harry Potter’ ;P). Me gusta mucho el análisis que haces del personaje de Sirius porque también es de mis favoritos. Lo bueno de Rowling es eso, que desnuda a sus personajes y los presenta tal y como son, con sus virtudes y sus defectos, nada idealizados. Vamos, que ni Draco Malfoy es tan malo ni Ron tan bonachón (recordemos sus ataques de celos por Harry, por ejemplo). Y viéndolo así, sí que es verdad que se podría haber sacado mucho más de Hermione. Su protagonismo es indudable, sí, pero se podría haber profundizado más en ella e incluso en su vida detrás de Hogwarts. Y reconozco que a mí también me chirriaron bastante las frases del tipo “¿Libros? ¿Hechizos? Tú tienes algo más importante Harry, tienes valor”. Es que es precisamente lo que dices, que parece que en una chica se da por hecho que debe ser valiente, entregada y leal, pero cuando es un chico el que tiene estas cualidades, hay que alabarlo. Además, que de no ser por la memoria de Hermione y sus conocimientos de hechicería, no se hubieran salvado de muchos peligros…
      Lo que comentas de Cho también es muy interesante. A mí es de los personajes que menos me llaman la atención y creo que es precisamente por eso, por su actitud pasiva. Que ojo, no digo que por llorar o ser sensible una persona sea más débil (y a veces los libros han podido darlo a entender), pero a Cho solo se le ha conocido por ser “la chica de” Harry y por soltar una lagrimita de vez en cuando.
      ¡Ah! Y en Defensa de las Artes Oscuras sí llegó a haber una profesora, Dolores Umbridge, aunque es verdad que esta plaza está, por así decirlo, muy “masculinizada”, como si solo los magos varones fueran capaces de impartir la que es una de las asignaturas más duras, peligrosas e interesantes de Hogwarts. Será que McGonagall tiene algo que envidiar a Gilderoy Lockhart…

      Muchas gracias por tu comentario. ¡Saludos!

      • Irene dijo:

        Me ha gustado mucho el texto. Yo también pertenezco a la generación que creció con Harry Potter, y aunque a día de hoy me chirríen ligeramente algunas de las cosas que se mencionan en otros comentarios, igualmente pienso que Harry Potter es una saga con una buena dosis de contenido feminista y valores geniales sobre la amistad y la lealtad. En cuanto a los centauros y la violación… bueno, yo eso tampoco lo acabo de ver, la verdad.

        Por último, en relación al Señor de los Anillos, es cierto que es una novela en la que los papeles femeninos están prácticamente ausentes, quizá se deba a que fue escrita en una época en la que el patriarcado estaba más normalizado (sin que eso sea una justificación). Pero incluso así, hay que destacar a Galadriel (elfa summamente poderosa y respetada), y a Eowin, que reniega de quedarse cuidando del palacio y se lanza a luchar por aquello en lo que cree, y que lleva consigo a Merry (quien por no coincidir con los estándares de los hombres fuertes también es ninguneado como luchador). Coincido de pleno con Agehachou y su descripción de “La Escena”. Cada vez que releo esa parte del libro me emociono y me enorgullece profundamente.

  7. Pingback: Feminismo y cine II: 8 películas feministas imprescindibles | hombresmujeresyfeminismo

  8. Numb dijo:

    me tope con este articulo que dice justo lo contrario, que harry potter no es feminista, si no machista. https://deconstruccionsocial.wordpress.com/2014/12/19/el-heteropatriarcado-en-harry-potter/

  9. Pingback: 10 libros feministas para regalar el Día del Libro | hombresmujeresyfeminismo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s